Seguidores

24 jun. 2017

DE MI VISITA A ALEMANIA

Paredones verdes, encaminan un río extenso.
Puente orgulloso de, suicidas, piedras soberbias.
Barcas obreras en esclusas prestas y recias.
Patos gandules; canoas raudas; yates ociosos.

Orillas de casas nobles imbuidas en verde.
Delicadas iglesias de variadas creencias.
Cantidad de facultades antiguas; notorias.
Población viva, multiétnica, próspera y alegre.

 Magnas jarras de cerveza, a las que faltan “tapas”;
terrazas alegres en jardines adornados;
variedad de “¡kartoffeln!” en suculentas salsas.

Parvos peques; consabido comercio bastardo.
Limpieza, calma y orden, con ambiente de cortesía.
Bella Heidelberg, alegre hogar de hijos añorados.

1 comentario:

Rosa dijo...

No se puede simplificar mejor, te faltó, las risas que retumbarán durante días por allí, las lagrimas los esfuerzos, los candiles, el balcón, las copas de vino, el queso viejo, la manteca sin lactosa y los silencios gritando paz. Te quiero Papá y después de nuestro viaje me voy contigo a dónde tú quieras!!! Muchos besos! De una de tus hijas, la que más se parece a ti.