Seguidores

14 feb. 2013

PERIODISTAS... ¡OJÚ!


Hoy he visto un enlace en Facebook, que colgó mi amigo Lolo Rodríguez Cabrera, en el que un periodista, Alfonso Rojo, le pegaba una bronca a Beatriz Talegón, Secretaria General de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas. Se permitía, además, desprestigiar su historial laboral e incluso negaba su Licenciatura en Derecho.
Después del tremendo repaso que le pegó esta señorita y de hacerle, ella misma, una descripción detallada de su vida laboral, el "señorito" no tuvo ni la educación ni la consideración de pedirle perdón. Indudablemente, tampoco tuvo la valentía de levantarse en ese momento y desaparecer del programa, no para ese día solamente, sino para siempre, después de la cara de abochornado que se le quedó.
No sé con qué derecho se sienten los periodistas de poder insultar, desprestigiar y minusvalorar al resto de la sociedad, cuando ellos son muy culpables de la situación de desinformación y manipulación que padecemos los ciudadanos. Hay mucho corrupto entre los periodistas de élite, tanto o más que entre los políticos: que ya es necesario ser golfo para ganarle a esa casta.
En un país dónde hay mucho periodista sin pasar por la universidad, mucho periodista “sobrecogedor”, mucho periodista defraudador, mucho periodista sectario y mucho periodista plagiador y usuario del corta y pega; es hora de que los ciudadanos les pidamos también cuenta de sus actuaciones.
Es corrupción que un empresario regale algo a un político, también lo es que haga lo mismo con un periodista para cambiar su opinión. Es corrupción que un político se lleve el dinero a Suiza, también lo es que se dilapide el dinero en campañas de publicidad inadecuadas o hechas solamente para beneficiar a los medios. Es corrupción que un político no declare a la Hacienda Pública, también lo es que los medios de comunicación tengan a su personal sin dar de alta en Seguridad Social o solamente lo tenga por 2 horas y realmente las que trabaje sean 20 y además les paguen en dinero negro.
España necesita una revolución: pacífica, pero revolución total, ante el país de golfos y maleantes que nos han creado y que ahora son incapaces de controlar. En febrero del año 1981 no se estaba peor que ahora, salvo en un tema importantísimo y que ahora, gracias a Dios, no padecemos: el terrorismo, que asesinaba día a día al Ejercito y a las Fuerzas del Orden Público, esperemos que seamos lo suficientemente inteligentes y repasemos la historia para no tenerla que repetir.
Bueno dejemos de preocuparnos de nimiedades y centrémonos en lo importante: Vamos a ver si llueve el domingo y así le demostramos a Monseñor Asenjo, lo poco enterado que está de las cosas de las Cofradías de Sevilla y que partidos de futbol televisan el fin de semana.
Ea, miarmas, hasta otra.

6 comentarios:

X dijo...

No hay que dar mayor importancia a un pobre diablo como Rojo. Este gilipollas es un habitual de La Noria (ahora El Gran Debate) y, como Isabel Durán, ya puede formular el gobierno una ley que permita gasear indigentes, ellos lo defenderán. Son personas fanáticas y sin criterio. Bajo mi punto de vista, cuando uno pierde no ya la objetividad (pues nadie la tiene) sino la imparcialidad y la honestidad, se convierte en un asalariado de un partido político que pierde mi respeto y mi atención. Seguro que se le llevan los demonios por haber nacido con semejante apellido, miarma.

PEPE LASALA dijo...

La verdad es que hace falta una regeneración total para evitar tanto golfillo robando. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

Naranjito dijo...

Ahora resulta que los periodistas (algunos) se creen que son poseedores de la verdad absoluta y solamente ellos tienen la razón, toda la razón y nada más que la razón.
Y los españolitos de a pié que somos ¿gilipichis?.
Un abrazo.

La gata Roma dijo...

Si no me lo censuran, en un rato se publicará en Sevilla Actualidad una muestra del hartazgo tan grandísimo que tengo ya con cierto periodista de la ciudad, que realmente ni lo es, pero tiene un programa partidista y sectáreo donde suelta basura a placer y a mí ya me ha tocado donde no debía…
Como dices, hay que ser bien golfo para serlo más que un político…

Baci

Juan Carlos Garrido dijo...

Menudo "talegazo" que se lleva el Rojo. Qué pena que ZP no hubiera tenido más mujeres como ésta en vez de tanta ministra florero.

Saludos.

PEPE LASALA dijo...

Hola de nuevo Fali, por aquí paso a saludarte amigo, que ya queda muy poquito. Un fuerte abrazo.