Seguidores

22 sept. 2010

NO LO HABRÍA SOLICITADO SIQUIERA

Estoy seguro que nunca lo habría solicitado. Mi madre nunca daría por satisfecha su, no sé cómo llamarla: dignidad, moralidad, memoria familiar, incomprensión, etc., etc. con dinero, ni aun por mucho que fuese éste.

Ya en alguna entrada anterior os decía que un día os hablaría de mi tío Martín Márquez Suárez, consecuentemente, ello nos lleva a hablar también de mi abuela Carmen, de mi tía Catalina y de mi madre –Isabel-. Ya las tres mujeres están ausentes y mi tío aún a fecha de hoy, 22 de septiembre de 2010, no es nadie capaz de asegurarlo pues no consta su fallecimiento ni desaparición en ningún documento oficial del Estado Español.

Es poco lo que se puede contar de esta historia, ya que fue un secreto de mi madre, su hermana y toda su familia que no conocimos hasta finales de los 70 del pasado siglo. Mi padre tampoco supo nada, nunca, a pesar de haber estado casado con mi madre más de cincuenta años. Todo se descubrió a raíz de unos tratamientos que hubo de realizar mi madre por aquél entonces en los que intervino un psicólogo. Allí, en esa consulta, fue donde se pudo descargar de la angustia de toda una vida. Posteriormente muy poco habló del tema con nadie, ni incluso con mi hermana Carmen que al ser soltera convivió siempre con mis padres hasta que fallecieron. A raíz de la muerte de mi abuela mi padre "barrunto" algo, pero la incomodidad y el silencio de mi madre volvió a dormir el tema.

Nunca en las interminables charlas que mantenía mi hermana con mi madre, cuando ésta ya no podía salir a la calle por su larga y penosa enfermedad, logró sonsacarle más que unas leves reseñas de lo que fue el sufrimiento de aquellos terribles años para una niña, sin cultura, sin saber de la situación y sin conocer motivo aparente para la desgracia que le habría de durar toda su vida. En los finales noventa conocí a Alonso Suárez, hermano de mi abuela Carmen, en Alosno; conseguí que me hablara de su juventud paralela a la niñez de mi madre, que me hablara de mis abuelos, que me contara algunas anécdotas, pero ni una sola palabra conseguí sacarle de mi tío Martín y sus circunstancias. Aún así, fueron esclarecedoras, para mí, de la gravedad de la situación que estuvieron obligados a vivir.

Mi abuela Carmen quedó viuda muy joven, sus tres hijos eran niños y ante la falta de medios malvivió prestando su servicio a quien la quisiera emplear en las labores domésticas. También, durante mucho tiempo, estuvo haciendo queso y fue porteadora de estraperlo, café y ultramarinos principalmente, entre Portugal y España por cuenta de otros. Vivían en Los Montes de San Benito, por entonces una aldea perteneciente al término de El Cerro Andévalo.

En los años de la República ya era mi tío un zagalón, quizá por eso prendió en él la inquietud de abandonar la miseria y el mal vivir que hasta entonces había experimentado. Nunca supo ni tuvo ideología, tampoco nunca sintió más inquietud que trabajar dignamente, comer, simplemente comer, y dejar de padecer las penurias que sufría desde que nació. Malas fueron aquellas inquietudes pues, todo fueron trabas para él y por tanto para su madre, al querer exigir derechos y protestar cuando no se le respetaba; esta actitud en un medio de vida tan pequeño, lo único que le trajo es la desgracia de que nadie le ofreciera trabajo en aquel ambiente cerrado y hostil donde las diferencias sociales eran abismales. Aparentemente se le empezó a considerar como ácrata entre los que tenían posibilidad de dar trabajo. Nada más lejos de la realidad ya que no tenía conocimiento, ni medios de adquirirlos, como para saber lo que era la anarquía ni cualquier otra ideología, por no saber no sabía ni leer ni escribir.

Entre finales del año 1936 y mediados del 1937, debería tener Martín unos 19 años, lo movilizaron y ahí fue ya el desastre total de las desgracias de la familia. Se negó a ingresar en el ejército y se echó al monte. Desde entonces nada más se supo de él, nunca. También desde entonces, el acoso a su madre y hermanas por parte de la Guardia Civil fue constante, la represión que sufrieron brutal: detenciones, purgas de ricino, pelados a cero, paseos de día y de noche en el momento que había algún movimiento extraño en la aldea, y la peor; la disgregación de todos. Mi abuela se quedó en Los Montes y allí acabó sus días en el 1946 creo; a mi tía Catalina, que tendría unos quince años, la confió su madre a una prima que tenía en Alosno; mi madre, que tendría unos 12 años, vino a Sevilla confiada a otra prima que estaba aquí sirviendo en casa de una familia de la calle Jesús de Gran Poder. Esta familia, por lo visto, se encargó de que siguiera pasando hambre y calamidades hasta que logró salir de allí para casarse. No aseguro las fechas ni las edades por desconocerlo fehacientemente.

Una vez se supo todo esto narrado anteriormente, como había salido una ley para la rehabilitación documental y de derechos de los afectados por la guerra.; mi hermana Carmen trató de encontrar si había alguna constancia documental de la situación de mi tío Martín. Todo fue en vano, no se encontró nunca documento ninguno que certificara su vida o por el contrario su muerte o desaparición. El vació profundo de una España negra de la qué, día a día, hay ciudadanos que siguen empeñados en revolver y que no nos producirá nada más que despertar rencores, odios y recuerdos que en nada beneficirán a nadie.

Repito, conociéndola bien, mi madre no solicitaría la indemnización que ofrecen para lavar alguna conciencia que aún, ahora, no puede vivir tranquila. No hay dinero para pagar la dignidad de una persona cuanto más para pagar la perdida de una familia y la felicidad de una vida.

Meteros el dinero por el callejón de los tormentos, cabrones.

Hasta otra, ¡miarmas!

31 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

¡que verdad más grande!...no hay dinero para indemnizar las almas en pena (toda una vida sufriendo en conciencia y en silencio implacable)..A Dios le pido que las juventudes conozcan estas historias desgarradoras y desgarrantes, para que no se repitan -¡nunca más! -esta sin-razón fraticida. Gracias por compartirlo, mi arma.

Diego Romero dijo...

O sea: por el culo. Lo de cabrones no hace falta explicarlo.

Un saludo.

J.ALFREDO C.P. dijo...

Que casualidad que las personas que soliciten esta paga tendrán 3 meses para poder hacerlo,y casualidad mayor es que en tres mese la cobrarán,justamente dias antes de las Elecciones municipales........y a los parados que le den por el ojá.....kabronesss

Sombras Chinescas dijo...

Nada podría reparar estos daños, y lo más probable ea que los culpables lleven tiempo criando malvas. Y cómo explicar estas penurias a la generación de la play, para los que no tener el último videojuego es una tragedia.

Saludos.

cansadousa dijo...

Entiendo esta historia, porque soy de una casa de esas donde se vivieron cosas muy parecidas.

Que juzguen otros el tema oportunista.
Yo me quedo conque siga habiendo este tipo de actuaciones por personas que se las merecen.

Me gustaría comprender el aporte de dinero como una pequeña compensación. Evidentemente no hay quien pague todo lo pasado, pero a día de hoy, en muchos juicios incluso en los que hay víctimas mortales acaban con indemnizaciones.

Lo dicho, ojalá siga el reconocimiento a las víctimas. Desgraciadamente, muchos homenajes siguen sin un lugar, una fecha y/o un nombre.

Un saludo!

Esa Sevilla

sevillana dijo...

Que de penurias y miedo tuvieron que pasar nuestros abuelos y padres; se que el mio estuvo escondido durante un tiempo para que no lo mataran, según me cuenta mi padre varias veces vinieron a casa a buscale.
A mi madre de muy jovencita la mandaron a Barcelona a servir en casa de sus tios y la pobre pasó mucha, pero mucha hambre y trabajó muy duro, ¡menos mal que eran sus tios que si llega a ser un desconocido la mata de hambre en dos días!
Aquella éopoca de guerra no fue buena para nadie, los que tenían algo lo perdieron y los que no tenían nada fueron m´s pobres aún.
Por cierto Rafa lo que no entiendo ¿que es lo que no solicitaría tu madre? me imagino que alguna paga o algo por el estilo pero no lo se.
Saludos

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Como siempre ha sido un placer Natural de Sevilla.



Que alegria Diego saber que pasa usted por este humilde rincón, mi admiración hacia su arte de versificación.
Por allí mismo,Diego, hasta que se le ponga como la bandera de Japón


Fredi, tú eres muy inteligente como para creerte que es casualidad la dichosa subvención.
Esta gentuza no da puntada sin hilo.


Eso es lo malo Juan Carlos, que las nuevas generaciones no se preocupan por saber de estos temas.
Dice que quien no conoce su historia está condenado a repetirla, Dios no lo quiera.


Mi respeto más absoluto para tu idea Cansadousa. Seguro que en otras muchas cuestiones coincidiremos.
Creo que a eso se le llama DEMOCRACIA, convivir pacificamente discrepando en las ideas.


Se trata de una subvención que se le va a dar a las personas que puedan demostrar que fueron represaliadas en tiempos de la dictadura, Sevillana. Perdona lo dejé en entredicho pues está la noticia en todos los telediarios y espacios informativos de radio y prensa.

Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios.
Abrazos

verdial dijo...

Mas dejao hecha polvo. Similares historias se vivieron en todas las familias, incluída la mía y la de mi marido, que pesaron por siempre en las vidas de mis antecesores y tambien en la mía, porque en mi casa si se hablaba de esas cosas y me las contaron con pelos y señales desde pequeña.

Que no vuelvan a ocurrir esas cosas.

Un abrazo

AdP dijo...

Un apunte, si se me permite hacerlo: se podrá pasar página cuando todos los cuerpos que están en las cunetas y en las fosas comunes reciban una sepultura digna; es lo único que desean los españoles de bien, poder enterrar a los muertos.

Saludos.

Lola Montalvo dijo...

Yo creo que no hay dinero que pueda reparar lo que esas personas pasaron en su día: el terror, el dolor, la humillación.
Creo que es adecuado que se llame las cosas por su nombre y que se repare de alguna forma las vejaciones y el miedo que se sufrió, pero siento en el alma decir, que esto me suena a electoralismo. Así van las cosas en este país: a base de voto. Me recuerda tanto esa peli añeja... «El disputado voto...»
Creo que es más importante que se arregle de una vez por todas las carencias del la Ley de Memoria Histórica, que no se pongan tantas zancadillas para que se inicien causas de asesinatos y que al franquismo se le de la definición que le corresponde en nuestros libros. Lo demás...
Besos miles

El Naranjito dijo...

¿como se cuantifica esa "paguita" a las víctimas? ¿en base a qué acto o hecho se indenniza? ¿cuanto cuesta el dolor histórico?. A pesar de los años transcurrido en casi todas las familias hay un "tío Martin". Y seguro que la mayoría de las familias lo único que quieren es entrerrar a sus muertos y saber lo que pasó. Los culpables sabemos quienes fueron, simplemente hay que ponerlos en su sitio.
Un saludo Rafael

Lisset dijo...

Siento discrepar con algunos comentaristas, pero allá voy.

Aparte de lo ridículo de la paga, que eso ya, no viene ni a ser cuestión. ¿Cuándo van a parar de remover la fosa común de la historia amarga en la que están enterrados todos los españoles hoy? ¿Por qué no dejan olvidar y seguir que es lo que este país necesita? ¿Por qué no se ocupan por cosas de verdad serias, de hoy en día que aún tienen solución? El dolor del pasado no se quita con dinero, ni con muestras ni con medallitas.

Si suponemos que la única forma de descansar que puede encontrar una familia es dar sepultura a los familiares, cuando el cuerpo en realidad ya no importa, entonces qué harán las familias de los desaparecidos en alta mar cuando cae un avión? ¿Qué hace una familia que pierde a un niño y aparece violado o asesinado? ¿Qué hace la familia de un soldado cuyo cuerpo explota y no aparece nada de él?

La vida es seguir a pesar de, llevar a los culpables si se encuentran a los juzgados, pero si ya están todos muertos, esto hay que dejarlo pasar ya. Levanta demasiados odios, recuerda rencillas innecesarias.

El mismo consejo que me dan cuando pierdo un amor y se preocupan todos porque lo olvide pronto, es el mismo que os doy a todos para este gran desamor y tristeza que es este pasado horrible que por suerte es lo que es, pasado.

Un fuerte abrazo a escritor y comentaristas.

cansadousa dijo...

@Lisset:

Se deberá parar cuando se consiga hacer todo lo que se debe y puede hacer por quien lo necesite, sea del bando que sea.

No dejamos de olvidar porque para algunos es imposible, quizás no lo hayas vivido igual que muchos otros.

Creo que decir que recuperar la memoria y los cuerpos no es una cosa seria dice mucho de ti.
Supongo que deberemos preocuparnos más de ir a la moda o de si Cristiano mete un gol o no, que se ve que preocuparse por eso no le escuece a nadie.

Cuando un avión cae al mar, se sabe dónde ha caído; cuando un niño aparece asesinado, se sabe dónde está; cuando un soldado muere por explosión se sabe dónde se colocó la mina.
Aquí muchas familias siguen sin saber mucho menos que eso.
Y por si te da por leer noticias, cuando se cae un avión, desaparece un niño o le pasa algo a un soldado, lo primero que se hace es buscarlo, y seguir hasta donde se pueda para reparar el dolor a las familias.

Muy llamativa la comparación entre una persona desaparecida (dejémoslo ahí) por una terrible dictadura a un amor pasado... igualito.

Un saludo!

Esa Sevilla

Lisset dijo...

@cansadousa

Yo no he vivido "esta" dictadura, he vivido otra y es lo mismo en todas. Al igual que en las guerras, nada de estas cosas es justa. Y nada, va a arreglar ya el daño y los traumas que todo eso ha traído.

El problema no es que se olvide, que no se olvida, el problema es que removiendo estas cosas, la gente recuerda odios y así no consigue perdonar a nadie, ni a ellos mismos y continuar.

Sí, cuando cae un avión buscan, unos días... y se acabó. Cuando desaparece una persona, buscan un tiempo y se olvidó.. y así. De esto ya han pasado demasiados años ya.

Mi tio desapareció en una balsa cruzando el caribe para llegar de Cuba a Estados Unidos, no es lo mismo,nunca apareció y nadie le buscó, a nadie le importa otro más de las decenas de miles que lo han hecho en esas aguas. La pérdida de un familiar, un gran amor, un hijo, quien sea, es y lo será siempre y no las superamos fácilmente, pero remover el dolor a diario es como estar muerto en vida.

Muchas gracias por sus comentarios.

cansadousa dijo...

@Lisset:

Discrepo contigo en que muchas de las medidas que se toman no ayudan a reparar daños.

Mayoritariamente la gente está de acuerdo en que si hay alguien enterrado en una cuneta, se encuentre, se le de sepultura, y la familia pueda descansar aliviada.
Pero cada vez que se intenta muchos ponen problemas. Quizás por eso se le da tantas vueltas, porque lo que podría ser un trámite, algo normal, para muchos es una osadía.

¿Unos días buscando? Depende del caso. Si un avión cae a una profundidad inalcanzable, no se puede hacer más. Un desaparecido se busca hasta que se puede, sea oficialmente o con batidas de familiares, hasta que no se pueda hacer más.
Para abrir una fosa son necesarios muchos años de búsqueda particular eh! que parece que un Gobierno esté buscando día tras día, para nada, después de mucho sufrimiento, cuando se consigue algo, se pide y si tienes suerte, dependiendo normalmente de un color político, consigues algo.

Viendo el caso de tu tío, el cual siento, ¿acaso un mal acto justifica otros?
Quizás si hubiera desaparecido en tierra, con opciones de encontrarlo, tu familia agracedería los esfuerzos (después de años teniendo que esforzarse la propia familia).

Sigo viendo incomparable la pérdida de un hijo, y más a manos de otros, con un amor.
Un amor puede ser recuperado.

Un saludo!

http://esasevilla.blogspot.com/

trianatrinidad dijo...

Fali, amigo:

De verdad, puedo asegurarte que me he pesando mucho en hacer un comentario a esta entrada, porque tocas un tema que aún levanta demasiadas ampollas.Yo tuve familiares en los dos bandos, en ambos se cometieron atrocidades, en ambos sigue habiendo -aunque parezca que nuestra Transición sirvió para algo - cosa que duda cada vez más -, mucho odio mal disimulado, mucho revanchismo por parte de algunos, y mucho decir que la Historia no puede volver a escribirse por parte de otros.Mi criterio es que no se deja a los muertos en paz, A TODOS LOS MUERTOS, y digo bien.No creo en la buena voluntad de ningún político, sus intereses,. son normalmente, espurios, y igual que manipulan nuestras ideas, manipulan nuestros sentimientos y nuestras desgracias.Soy de los que dice que el amor lleva al amor, por tanto también que el odio, el resentimiento solo genera más odio, más resentimiento.Vivamos, pero vivamos sin rencor mirando al futuro.Perdona si me he extendido demasiado.Un abrazo

impresiones de una tortuga dijo...

Pués yo, estoy de acuerdo con Lisset,creo que la historia, ya esta escrita y no se debería de remover más.¿quién reclama a los negros de las balsas? La realidad de cada uno nace y muere con cada uno,es cierto que la conciencia del dolor se aplaca buscando cuerpos y culpables, como las Madres de Mayo, pero lo hecho, hecho está y remover más la...... No sé, en realidad, sólo soy una ignorante.

Mi abuelo lo mataron y no se sabe donde está, no lo conocí, pero mientras viva mi madre le haremos los honores en familia y después....se terminará su historia y comenzarán otras.

Así es la vida, parece que unos ganan y otros pierden, pero cuando morimos perdemos todos, aunque algunos con dignidad.

SALUDOS.

PEDROHUELVA dijo...

traico relato.

despues de esto, esta noche me voy a la cama, algo acongojado. La vida es asi de ruda. El dinero no curara los sufrimientos del alma.

un abrazo.

Juanma dijo...

Bueno, no me voy a meter en el debate. Ya van para cuarenta años que concluyó la dictadura. Acciones como ésta que inspira tu entrada no creo que reparen nada. En fin.

Que voy a lo que voy: que me ha encantado tu historia, que está escrita con la verdad por delante, con el corazón. Y se nota. Y se agradece.

Un fuerte abrazo, querido Rafael.

AdP dijo...

Según algunos argumentos, podría llegar a pensarse que hay quien está en contra de la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo; porque lo hecho, hecho está... y no se va a solucionar nada removiendo, ¿verdad?

No se trata de los muertos de unos o de los muertos de otros, se trata de españoles a los que les tocó estar en un bando o en otro (sí, tocó) y que padecieron durante los últimos años de la república, durante la guerra y durante una posguerra sumida en una dictadura. Mientras no dejemos de pensar que unos muertos o represaliados valen más que otros, mientras se siga defendiendo que las atrocidades que cometieron los de un bando encuentran su legitimación en las atrocidades que cometieron los del otro, no estaremos en condiciones de afirmar que se ha superado el dolor, que se han cerrado las heridas, que ha habido una verdadera reconciliación nacional. Repito, españoles todos, los que mataban y los que morían.

Saludos.

X dijo...

El dinero es lo de menos. Aparte de eso, estoy básicamente de acuerdo con Lola Montalvo. Olvidar no olvidaremos nunca -afortunadamente-, pero hay que conseguir que todos llamen a las cosas por su nombre.

AdP dijo...

Por cierto, si a alguien le parece que es tarde para este tipo de cosas, le vendría bien recordar que durante los primeros años de la transición fue un tema tabú y que luego siempre se encontraron mil y una cosas más importantes o más urgentes que tratar, y si no las había se inventaban. Se ha postergado tanto que daba la sensación de que se estaba esperando a que no quedara nadie vivo a quien indemnizar, aunque fuese moralmente. Muerto el perro, se acabó la rabia.

Los argumentos del tipo "yo no tengo la culpa de lo que le pasó así que no tiene por qué pagarse con dinero público" se caen por su propio peso. Tampoco tenemos la culpa de las inundaciones o de lo del Bazar España, y no he escuchado a nadie quejarse de que en esos casos sí se utilizara dinero público para las indemnizaciones. ¿Unas veces sí y otras no? O como en el caso de Marta del Castillo... ¿unos cuerpos sí y otros no?

Sobre lo aprobado por la Junta de Andalucía, podrían decirse muchas cosas. Por ejemplo, que es una medida que deja fuera a los represaliados en tiempos de la república y que excluye a los varones. ¿Es mucho dinero mil ochocientos euros? ¿Es poco dinero mil ochocientos euros? ¿En base a qué se calcula esa indemnización? Pues no tengo ni idea, pero si nos ponemos así habría que preguntarse lo mismo sobre cualquiera de las indemnización que se ofrecen, y esto es algo que no se hace nunca. ¿Por qué ahora sí se pone en entredicho la cuantía?

De todos modos, creo que todo esto no es más que un parche. No es cuestión de dinero (No es eso, no es eso. Orgeta y Gasset dixit), sino de una auténtica reconciliación que aún no se ha hecho y que, tal y como está el panorama, será difícil hacer. Me resulta muy triste que una sociedad se empeñe en enterrar sus recuerdos y su historia.

Saludos.

Du Guesclin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Du Guesclin dijo...

Se aprobara la medida cuando se aprobara siempre iba a ser inoportuna. Tanto durante la transición, como hace 10 años, como ahora, como dentro de 5.

Soy de la opinión de que alguna vez habrá que pasar página, sin olvidar evidentemente, pero remover cada cierto tiempo el tema creo que no contribuye a cerrar las heridas (y muchas) que aún siguen abiertas.

Un abrazo Rafael, me ha impresionado mucho la historia.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ojalá que no Verdial, desgraciadamente en todas las familias españolas hay historias de esta índole.



AdP aquí no hay límite ni de espacio ni de tiempo, para puntualizar cuanto quieras y necesites, faltaría más hombre.

Saludos a ambos y gracias por vuestras visitas y comentarios.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Quizá no dejé claro mi postura en esta causa, puntualizo:
MEMORIA HISTORICA, SI
LIBERTAD DE BUSQUEDA DE DESAPARECIDOS Y FOSAS COMUNES, SI
ENTIERRO DIGNO PARA LOS ENCONTRADOS, SI
RECONOCIMIENTO SOCIAL A LOS AFECTADOS Y REPRESALIADOS, SI
REHABILITACION REAL A LOS MILITARES Y CARGOS POLÍTICOS ASESINADOS O SIMPLEMENTE REPRESALIADOS, SI.
DEROGACIÓN DE TITULOS NOBILIARIOS Y PREVENDAS OTORGADAS DURANTE LA GUERRA Y EL POSTERIOR REGIMEN DICTATORIAL, SI
MANIPULACION POLITICA DE CUALQUIER PARTIDO, NO
REVANCHISMO POLITICO DE CUALQUIER PARTIDO O PROTAGONISTA DE LA HISTORIA, NO
RENOVAR ODIOS, NO
Creo que este comentario aclarará mi postura en este tema.
Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Lola, lo peor es que no creo que haya una verdadera voluntad de llevar la historia a su justo término. Los Franco e infinidad de gente siguen gozando de bienes y reconocimientos sociales provenientes de aquellas fechas.




Desgraciadamente no es posible saber la verdad absoluta, Naranjito, de los que lo vivieron faltan ya demasiados y a los que quedan lo más difícil de pedirle, creo, es la verdad objetiva.



Lisset, opino que los sentimientos son como los sentidos, que cada uno lo interpretamos de una forma distinta.
Soy de los que opino, que una vez has muerto emigras a otra dimensión pero no todo el mundo tiene que estar de acuerdo con ello.


No se trata de olvidar Cansadousa, no es eso. Se trata de hacer compatible esos recuerdos con la convivencia, afortunademente nuestro conocimiento es por oidas, aligerémosle a nuestros hijos y ellos lo sobrellevaran más fácil que nosotros.


Gracias por vuestras visitas y comentarios.
Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Tenemos que hablarlo todo Tritri, claro que desde el respeto y la comprensión.
No debemos olvidar a nuestro muertos ellos son nuestra historia.
Los políticos son torticeros y por eso no hay muchos temas resueltos de este asunto.


Tortu, que no lo conozcamos no quiere decir que no exista. Cuanta familias estarán desechas y destrozadas en el tercer mundo con la única esperanza de encontrar a sus muertos o desaparecidos.



Bienvenido Pedro, creo que alguien se aprovechará y beneficiara del reparto de dinero sin tener derecho aél ni merecerlo.


Mis respetos Juanma.

Saludos y gracias por vuestras visitas y comentarios

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No creo AdP, que los sentimientos que desatan el tema que tratamos tenga que ver con los desatados por la perdida de Marta.
También el tema de Marta nos deberái enseñar a sacar ciertas conclusiones y consideraciones que serían difíciles de tratar y muy duras.


Completamente de acuerdo comandante X.



A mi me da igual de dónde venga el dinero AdP, lo que no quiero admitir es que se pretenda pagar sentimientos con dinero, ya sea éste mucho o poco. Repito, mi madre no lo hubiera solicitado y te aseguro que no le sobraba.


Está claro General, tendremos que pasar la página pero deberíamos estar todos de acuerdo en como la pasamos.


Gracias de nuevo a todos y mi respeto y reconocimento para todos.

Lisset dijo...

Amigo Rafael, es sano discrepar. :) Lo que no entiendo es por qué la gente se enfada porque otros opinen diferente. Es obvio que nadie posee la verdad absoluta, cada uno tiene su propia verdad y en base a su experiencia lo cuenta diferente y como he dicho, yo soy una observadora desde fuera de esta parte de la historia.

Opino que efectivamente todas estos "detalles" los tienen por conseguir votos y colgarse medallitas, nada más. Y que si realmente pretendemos arreglar la historia y no olvidar, lo que no hay que hacer es repetir guerras en ninguna parte de este mundo.

Supongo que tendrán que morir algunas generaciones más para que la gente conviva con todo esto, tal como ha pasado ya con antiguos conquistadores, romanos, griegos, bárbaros, españoles en las américas, egipcios, portugueses y un largo etcétera. En la historia mundial se han repetido injusticias una y otra vez que ya no tienen arreglo, sin embargo ya se ven de otra manera. De los romanos lo que más recuerda la gente son sus grandes obras, sus acueductos, sus vias, sus construcciones, su técnica militar... No sé si me explico, no soy tan lista como algunos que escriben aquí... simplemente me parece, que el tiempo será el que pase página, la muerte de algunas generaciones será la que ponga fin a tanto daño que aún se siente y recuerda.

Otra cosa no, Rafael, pero aparte de que tu historia, ha sido impactante, también ha servido para demostrar que no será fácil que se ponga nadie de acuerdo en cómo subsanar de alguna forma todo lo que sucedió.

Un fuerte abrazo y feliz fin de semana para todos.

José Miguel Ridao dijo...

Al margen del debate, tu relato es estremecedor, y es muy difícil escribir así de asuntos tan íntimos y duros. Un abrazo.