Seguidores

27 jun. 2009

¡GRACIAS, MUCHAS GRACIAS A TODOS!

He estado dos semanas sin venir por aquí aunque sí he frecuentado los blog que suelo visitar asiduamente De nuevo vengo a este rincón de desahogo en el que he venido convirtiendo mi blog en las últimas entradas. Dije que, fue motivo e intención básica al abrirlo y aún consta en el margen, se dedica a intentar comunicarme con los demás ya que, desgraciadamente, no están plenamente satisfechas estas ansias de decir libremente lo que pienso del “mundo” en que me muevo y habito.

Lo malo de esto anterior es, tengo la sensación, que a la vez que yo he ido aliviando mis congojas propias, igualmente las he ido trasladando al buen ramillete de nuevos conocidos, o mejor amigos, que suelen pasar por aquí. No quiero que se trate de eso, no quiero dar sensación de sufrimiento, ni mucho menos transmitirlos si existieran, aunque sea inconcientemente, a otras personas.

Soy un hombre muy sentimental en el cuerpo de una persona que aparenta todo lo contrario. Mi forma de expresarme, que al menos pretende ser: directa, clara, concisa, cierta y sin cortapisas, aparentemente da la sensación de frialdad y de falta de sentimientos hacia los demás, o hacia mí mismo, y así me lo dicen todos pero no hay nada más lejano de la realidad. Ciertos aspectos de mi autoestima están en valores mínimos y hay que solucionarlo, o al menos intentarlo

Hoy en día la claridad brilla por su ausencia, principalmente en el ambiente que frecuento que gira en derredor de una Hermandad. Todo se hace para aparentar en este mundo de las Hermandades cuando la realidad es que supone el mismo esfuerzo que hacerlo por la efectividad. Todos hablamos de caridad pero, nos preocupamos más de los estrenos y de las copas de convivencias, nos sorprendería los porcentajes dedicados a este capitulo en las cuentas si realmente nos ocupáramos de saberlo. Todos hablamos de cultos pero, “que si quieres arroz Catalina”, no somos más del uno por ciento en los casos extraordinarios de presencia de hermanos, siempre que no sea una función principal que se puede llegar al cinco o seis por ciento, y eso a costa de pasarte el día pegando telefonazos a todos los conocidos. Todos hablamos de compromiso con la Hermandad pero lo que de verdad buscamos es el sitio en la cofradía, la vara vamos, y eso que vamos con la cara cubierta que si no cualquiera sabe lo que pasaría. Y la convivencia................., mejor dejarlo, cualquiera se va el primero de una reunión, ¡miarma!, hasta a distancia notamos como nos estamos sacando las tiras de pellejo. En fin, para que seguir.

Bueno pues, como dije en la anteriro, yo he empezado a darle un giro a todo esto que me agobia. He identificado mi blog con nombre y apellido, pues ya no hay motivo para ocultar mi identidad. Siguiendo los consejos de mi "tronco" Bernardo Romero, he dejado el pan y las grasas; lo siento, pero, la cerveza no. A partir de hoy, sábado día veintisiete, empiezo a caminar una hora, mínimo y diaria, para ayudar a mi, livianamente alta, tensión arterial. Tengo cita con el Cardiólogo, después de haberme realizado un horter de tensión, encaminado a un cambio en el tratamiento que vengo realizando y también tengo una cita con un Profesional que me deberá ayudar a encauzar un tema que me preocupa, personal y profesionalmente, aunque igual no hay nada.

Lo dicho: que os agradezco que hayáis estado dejándome los mensajes de ánimos que esperaba de otras personas más cercanas a mí. Que os agradezco que hayáis aguantado las palizas que os he dado con mis historias. Y que espero que a partir de esta entrada sean más divertidas y alegres que las últimas que os he endiñado con los ladrillazos publicados. No por ello serán, las nuevas, menos sinceras o menos personales, eso lo garantizo.

Vámono que nos vamo, ¡miarma!. Ahí queó.

2 comentarios:

canonigo alberico dijo...

bienvenidooooooooooo

sevillana dijo...

Mi querido amigo (imagino que te podré llamar asi) hoy te voy a contar varias cositas si me lo permites.
Yo estuve muy vinculada a la Juventud Cofrade de hace un poco más de 25 años participando activamente en todos los actos que realizamos, tambien estuve de una forma bastante activa dentro de mi Hermandad hasta que un día me di cuenta de que una gran mayoría de esas personas que se daban tantos golpes de pecho dentro de la hermandad fuera de ella no valían nada y me decepcionaron. No me gusta nada el que habla mucho y no hace nada, solo quiere aparentar.
Y lo otro que te queria contar es que te cuides la tensión, yo llevo ya un año de baja pues la tengo bastante alta y hasta esta semana no han dado despues de muchas pruebas con lo que posiblemente tengo, de hecho he de pasar por quirófano.
Así pues solo te digo que te tomes la vida con tranquilidad y la disfrutes que solo tenemos una y para cualquier cosa ya sabes que puedes contar conmigo.
Besos