Seguidores

13 feb. 2012

BUENO, NOS LO CREEMOS, PERO...

Está claro que hasta ahora todas las medidas correctoras de este “fantástico gobierno” son contra los de siempre. Aceptémoslo como necesario, que no me lo creo, y preguntémonos: ¿y ahora qué?
Ya se les ha dado todas las ventajas a los empresarios españoles. Ya los banqueros están seguros de que no les tocarán los “cojinetes”, también están seguros de que no se les reclamará el dinero de los rescates. Igualmente pueden estar seguros los de las SICAV que no le subirán los tipos de gravamen y a los políticos, les ha debido quedar claro que se buscarán todos los medios para que salgan por las puertas traseras sin perjuicio de ningún tipo; por mucho que hayan robado por si mismos o por terceros. Para colmo, ya la portavoz del Consejo General del Poder Judicial, y otros miembros del mismo, han declarado públicamente que no todos los imputados en causas judiciales son iguales, y Su Majestad, el Rey de España, en vez de deshonrar a su yerno, se dedica a pedir para él un trato de favor en los juzgados.
Bueno, pues después de todo esto si yo digo que este país es una mierda vendrá alguien y me dirá que yo estoy loco, que soy un desalmado y que, además, no sé lo que digo.
Como he dicho en el primer párrafo de esta entrada, ya hemos aceptado que nos metan la reforma laboral por el callejón de la peste, pero entiendo que hay medidas que antes de elevarlas a definitiva deberían pasar por el tamiz de la razón al menos en lo más vistoso y evidente, un poner:
1º Una empresa cualquiera que durante muchos años haya venido dando beneficios, sin premiar por ello a sus trabajadores, si solamente durante nueve meses da pérdidas o bajan sus ingresos justificados, tendrá completa libertad de despedir objetivamente a sus empleados.
2º Hasta ahora ninguna ley, que yo en mi ignorancia sepa, tenía carácter retroactivo, pero a partir de ayer los derechos adquiridos de los trabajadores se rebajan, en el más favorable de los supuestos, en 12 días por año trabajado.
3º A cualquiera de nosotros la merma de nuestros ingresos no nos exime de cumplir con las obligaciones de pago que teníamos contraídas. A partir de ayer nuestras empresas nos rebajan la indemnización en 25 días por año por ese mismo concepto de merma de ingresos.
4º Los ERE, ERTE y demás figuras provocadoras de economía sumergida no necesitarán de ningún tipo de autorización previa. Y digo yo ¿quién vigilará el gallinero? Yo conozco una empresa que tiene un ERTE desde hace dos años y no ha recibido ninguna inspección en ese periodo para ver si se está cumpliendo o los empleados están trabajando estando afectados por el expediente. También, conozco un caso en el que una empresa que estaba en ERE da acogida a personal de formación que además de hacer el mismo trabajo gratis, de los trabajadores que están en su casa, les deja un ingreso por subvención, la “leche” vamos.
5º Podrán rebajar el sueldo sin acuerdo. Por ejemplo: si a mí que llevo prestando mis servicios desde hace veintitrés años en una gran multinacional con plena satisfacción de ambos, al menos aparentemente, mañana me bajan el sueldo tengo dos opciones: acepto y mamo o, si no entro por el aro, me despiden con veinte días por año en vez de los cuarenta y cinco que me corresponden en derecho y nueve mensualidades en vez de las cuarenta y dos que también en derecho me corresponde.
6º La empresa pude obligar al trabajador a realizar tareas por encima de su categoría sin poder reclamar aumento de sueldo. Eso sí, no habla de la cualificación necesaria para asumir esa responsabilidad ni tampoco de la responsabilidad contraída, pero no hay que dudar que en caso de peligro o causa de accidente todo el “marrón” se lo comerá el trabajador.
7º Trabajo con contrato  a tiempo parcial pero sin especificar horario. De esta forma el trabajador podrá trabajar una jornada laboral completa pero el empresario pagará menos derechos sociales y tributará menos por el rendimiento del trabajador. Hay bares donde el mismo camarero te sirve el desayuno, la comida, la merienda y la cena pero está con un contrato de dos horas, todos conocéis alguno seguramente.
8º Periodo de prueba de un año, ¡coño! que digo yo que habrá que tener la cara muy dura para decirle a un trabajador al año: oiga, usted no vale ni para esconderse. Eso sí, durante ese periodo el empresario se deduce el 50% de lo que cobraba el empleado estando en el paro.
9º El sistema de clasificación laboral desaparece, es decir Ingenieros o Arquitectos desarrollando sus conocimientos pero cobrando como peones, o becarios que aún salen más baratos.
10º Sí estoy de acuerdo, creo que en lo único que lo estoy, en que el absentismo esté castigado y aún considero que se debería haber sido más duro en este punto y que los delegados sindicales no tengan ningún tipo de privilegio por el mero hecho de serlo.
Ahora bien, que nadie toque al empresario sinvergüenza que tiene todos los coches de su familia colgados de la cuenta de rendimiento de la empresa. Que nadie vigile que los gastos de esos vehículos sean considerados gastos de la empresa. Que nadie ponga límite a los viajes de placer con la señora, o la querida, con cargo a la empresa. Que tampoco se ponga objeción a cargar como gasto de representación los abonos de la Maestranza o carné del equipo de sus amores, por ejemplo. Tampoco se oponga nada por las facturas del Don Tico como gastos de representación, ya se sabe que los romanos y los nazis practicaban el descanso del guerrero. Que no se controle el contrato beneficioso que tiene la empresa hecho a la señora del amigo para que llegada la hora y por el módico precio de la cotización una vez descontadas todas las rebajas por los nuevos tipos de contrato, tengan derecho a una pensión. Que se sigan sin controlar las facturas falsas intercambiadas con empresas de amigos por servicios no prestados para rebajar el IVA a soportar y sobre todo lo  que sigue.
A las grandes empresas que se les siga privilegiando con la subcontratación de segundos, terceros e incluso cuartos empresarios. Empresarios, o desgraciados, estos últimos que se verán obligados a trabajar a precios tan tirados que no podrán atender pagos a proveedores que le giran como dice la ley a setenta y cinco días mientras ellos cobran a ciento ochenta o doscientos diez . Empresarios, estos últimos, que dejarán de pagar la seguridad social de sus trabajadores y que desaparecerán un día para salir al siguiente con otro CIF y otra empresa. Que desaparecerán dejando grandes deudas a la Hacienda Pública y como no a sus proveedores directos. Empresarios que se acostumbrarán a engañar a todo el que lo necesite y a generar todo el dinero negro que puedan y tantos, y tantos otros desmanes que podríamos seguir enumerando.
¿Y la creación de empleo para cuándo Sr. Rajoy? Como decía mi tío Manuel, desde el balcón de la alameda de Carmona, vestido de Alcalde todos los años cuando llegaba el carnaval: Todo se ha de arreglar, todo se ha de arreglar, que ya vendrán tiempos mejores. Y ¿de verdad usted cree que el fracasado que tiene en Andalucía gane las elecciones del día 25 de marzo… ?¡UN CARAJO y como diría el amigo Ridao, UN MOJÓN!
Ea miarmas, aplicaros en vuestros trabajos, comprar buenos lubricantes culares de los que venden en farmacias, pelotearle mucho a vuestros jefes e ir rezando para que Dios nos coja, por lo menos, a bien con Él y daros por jodidos y contentos que esto…, esto aún no ha acabado. 

7 comentarios:

Er Tato dijo...

Desde luego, Rafael, a gusto te has quedao...

Saludos

S. dijo...

Esperemos que no gane...porque nos van a crujir pero bien

Lola Montalvo dijo...

Jo, un día escribí una entrada que decía que el PP estaba haciendo acuerdos preelectorales con la CEOE para que cuando ganara las elecciones consiguieran su paraíso soñado: que es hacerse con las riendas de poder de este país, que es su economía, y privatizar tras conseguir que fracasaran sanidad, educación servicios sociales... el negocio está ahí y el PP se lo está brindando a manos llenas. Y no me equivoqué... tengo una sensación agría y asquerosa por ese acierto. En el camino los puteados son/somos los de siempre: los curritos, que a nadie le importamos y si encima somos trabajadores públicos, como ellos mismos -los del PP- nos han puesto a parir, somos como los verdugos de la época franquista: una vegüenza nacional.
Las mentiras del PP van en todas las direcciones, salpica a todo y nos jode pero bien... y da asco, asco y temor a partes iguales.
Magnífica entrada, Rafael.
Besos miles, amigo.

Celso Pareja-Obregón López-Pazo. dijo...

Rafael, tu cabreo es mucho mayor que el mio!!! Ten cuidao mi arma, que ya nos coge todo esto casi de vuelta... no te sofoques... tomate una tilita... vete de viaje con tu santisima...
Un fuerte abrazo.
Enhorabuena por tu Blog que es cojonudo.

Juan Luis Franco dijo...

Excelente y clarificadora Entrada. Más que comentarla lo que procede es volverla a leer con detenimiento. Más y mejor resulta imposible. Lamentablemente, te prodigas poco, pero mi dilecto amigo, clava vuestra merced las flechas como Robín de los Bosques en las manzanas. Un fuerte abrazo hermano.

trianatrinidad dijo...

Fali miarma. Todavía nos queda algo que no podrán quitarnos, la dignidad y la capacidad de protestar cada uno dentro de sus posibilidades.No te quepa la menor duda que aún debemos responderles y no estar callados y acobardados que es como nos quieren.Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Cualquier gobierno (ya lo demostró antes el del PSOE) va a ir siempre contra el más débil, esto es: el contribuyente, y sólo de forma indirecta, tibia y testimonial contra la gran banca, los verdaderos causantes de la crisis.

En todo caso, ni esta reforma ni ninguna otra va a frenar la destrucción de empleo, y solo puede resultar de cierta ayuda para animar a la contratación cuando la economía vuelva a calentarse.

Saludos.