Seguidores

27 ene. 2011

HE ENCONTRADO UNA AUSENCIA EN MI BLOG.

He estado repasando estos días atrás, con motivo del segundo aniversario del blog, algunas de las entradas que en él he ido dejando, principalmente para ver las posibles burradas que me podría encontrar. La verdad es que me he sorprendido, ya que no he encontrado muchas ni tampoco nada de lo que me pueda avergonzar de haber puesto. Está claro; las tres entradas de la metedura gorda de pata, contra personas, siguen estando retiradas.

Sí, es verdad, que he echado en falta una entrada en la que hable en particular de una persona que siempre ha estado muy cerca de mí. Esta persona me ha puesto muy fácil las cosas y acontecimientos importantes y grandes de mi existencia; aunque, como siempre hay un pero, en las fáciles me lo ha complicado siempre mucho, o quizá sea mejor decir: ¡que no me lo facilitado en nada nunca, vamos!

Desdichadamente hay quiénes creen que los caracteres, principios y educación que recibimos de nuestros mayores no son determinantes ni tienen por qué influir en nuestra vida, igual tienen razón pero yo os puedo asegurar, por mí mismo, que en otros es como una loza que arrastramos y nos lastra en muchísimas ocasiones. No por esta sensación, última, reniego de ellos.

Yo me tengo por ser un hombre sentimental, leal, trabajador y servicial aunque nada sensible, tierno ni delicado. También soy conocedor y cuento que uno de mis grandes defectos es, entre otros muchos, que no sé expresar mis sentimientos de palabra. Otro gran defecto, según mi hija Rosita, es que “entro fácil y pronto al trapo” y que me gusta fajarme en la discusión en la que aparentemente, dice ella, soy agrio y rancio. De siempre he pensado que podría encajar perfectamente en el coprotagonista de la canción de Cecilia: “Un ramito de violetas”, porque los sentimientos los tengo pero no sé como exteriorizarlos. Es por esto anterior que envidio tanto, -¡y con envidia de la mala, mala, mala!-, a amigos como, por ejemplo: Juanma, Verdial, J. M. Ridao, Canónigo Alberico, Josemi, y otros muchos que sois capaces de describir tan bellamente vuestros sentimientos.

Volviendo al ausente personaje del que os estoy escribiendo, os digo que es una morena, de tez, guapa y bien puesta. Que sabe estar alegre y expresarlo. Que sabe ser amiga de sus amigos y demostrarlo. Que sabe ser servicial sin que se le note el esfuerzo que le puede suponer serlo y, preferentemente, que sabe perdonar una, y otra, y otra vez.

A estas alturas de la entrada ya sabréis que me estoy refiriendo a mi mujer, Rosa, mi compañera de camino y madre de mis hijos. Con ella estoy desde hace ya treinta y siete años, treinta y dos de ellos casados, con lo cual creo que no engaño a nadie si digo que es la única mujer de mi vida y la única a la que he querido y quiero. Es una excelente madre y esa condición la antepone a todas las demás, lo que le acarrea, en muchas ocasiones, ciertas molestias y desencuentros conmigo; yo soy más “animal”, en el buen sentido de la palabra animal, y soy más práctico en ese sentido. Ella no, antepone el cuidado de nuestros hijos a nuestro divertimento o distracción y siempre elige sacrificarse por ellos. Os recuerdo que tienen 29, 27 y 17 años.

Tengo claro que por muchos años que estemos juntos, nunca podré agradecer suficiente lo que ha hecho por mí y por mi familia, principalmente por mi padre y mi madre que, tenían pasión por ella y, siempre la consideraron más como hija que como nuera. Nunca ha sido fácil nuestro matrimonio, mas, al final, siempre se ha impuesto el amor que nos tenemos y el hacerle frente a la responsabilidad que asumimos voluntariamente al formar una familia con tres maravillosos hijos de los que estamos tremendamente orgullosos.

Ea, pues ya sólo falta el ramito de violetas y un violinista con una música cursi. Creo que si llega a leer Rosi, esta entrada, no le gustará en absoluto. También creo que nunca ha pasado por aquí, pero como ahora está iniciándose en esto de la internete, con el pc que pidió Rosita a los Reyes para ella, igual lo lee y ya veremos cómo le sienta.

12 comentarios:

Blimunda dijo...

Miarma, le va a sentar divinamente.
Un saludo.

trianatrinidad dijo...

Amigo Fali.Estoy seguro que tu mujer, como la mía son de las que aún sabiéndonos algo tosco y poco románticos saben que tenemos buen corazón.Seguro que te agradece el cariño que le has puesto a la entrada y le encanta.Un abrazo.

impresiones de una tortuga dijo...

¡AY,Rafael!, si nosotras sabemos lo que pensais, incluso, antes de que lo penseis.
Te quiere tal como eres.
Para no saber expresarte, lo has hecho bastante bién.
FELICIDADES por tu familia.
Un abrazo.

Sombras Chinescas dijo...

Con las esposas nunca se sabe: lo mismo te ponen un altar que en la calle.

Un abrazo.

cansadousa dijo...

Espero que aunque no sepas exteriorizar tus sentimientos y que tu mujer no se meta aquí, ella tenga claro todo lo que describes. Échale valor y díselo con palabras! Qué fácil resulta dar un consejo a veces...

Un abrazo!

http://esasevilla.blogspot.com/

X dijo...

Nosotros es que amamos "por dentro", miarma.

verdial dijo...

Pues va a estar encantada.
Esta entrada tuya me ha gustado mucho porque has mostrado todos esos sentimientos que dices no saber mostrar.
Tal vez acaso te cueste menos trabajo hacerlo a través de la las letras.

Un abrazo

pd: invita a Rosa a que visite tu blog,se sentirá super orgullosa.

Dama dijo...

¿Que no eres sentimental? creo que estás muy equivocado.
A tu señora le va llegar al alma, ya lo verás.
Un beso desde las nubes.

Lola Montalvo dijo...

Es esta un hermosa entrada, sin duda alguna. Tal como hablas de ella la dibujas con unos colores generosos y bellos. Creo que la tardanza en escribir sobre ella ha conseguido que maceren las palabras en su justa medida y, cuando ella lo lea, que lo habrá leído ya, sentirá cómo su corazón recibe esa caricia que a diario debe recibir de miles de formas. Y esta es una más.
Sí, bella entrada, Rafael.
Besos miles

Juanma dijo...

¿Estás verdaderamente seguro, querido Rafael, de que no sabes expresar tus sentimientos? Yo sólo leo sentimientos cada vez que entro aquí...en esta entrada y cualquiera de la anteriores.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues como lo lea se va a querer casar contigo otra vez (es una mariconada, pero parece que está de moda). Y no envidies, que lo importante de los sentimientos es tenerlos, y además a ti se te escapan por los poros del internés.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

ya lo he leido y megusto .solo te dire : NUESTRA GLORIA MAS GRANDE NO CONSISTE EN NO HABERSE CAIDO NUNCA , SINO EN HABERSE LEVANTODO DESPUES DE CADA CAIDA. un beso tekieo celeste@