Seguidores

7 abr. 2010

MIRÁNDOME EN EL ESPEJO

Hace unos días comentando en el blog: www.spqhis.elhumilladero.blogspot.com, sobre los incidentes de la lluvia del pasado Lunes Santo me entraron ganas de contar mi experiencia propia, pues es claro que ahora es fácil opinar sobre la decisión que tomó una Junta de Gobierno.

Hace varios años, siendo yo Oficial de Gobierno de mi Hermandad nos enfrentamos a un día de lluvia. Las predicciones eran que no habría agua salvo un 10% en un momento determinado de la tarde, por lo tanto después de las deliberaciones, que nunca comentaré, y las discusiones pertinentes se opto, por mayoría simple, que se salía en Procesión para realizar la Estación de Penitencia a la Catedral. El CGHC y sus auxiliares se lucieron desde luego.

Mi hijo Jesús de la Salud dijó con un muy buen criterio, a mi entender, que en las Hermandades estamos los nuevos, los viejos y los de siempre. Recuerdo que muchos de los oficiales que allí estábamos, nuevos y viejos principalmente argumentábamos: que asumíamos la responsabilidad, que con esos porcentajes era imposible no sacar la Cofradía, que como se le quitaba la ilusión a mas de mil doscientos hermanos que allí nos encontrábamos vestidos de nazarenos, etc, etc, etc.

Bien, pues una vez la Cofradía en la calle dijo Dios: “HAY VA AGUA” y nos cayó uno de los chaparrones más grandes que he visto yo en mi vida. Recuerdo que al día siguiente la prensa informaba de barrios anegados en cinco minutos en aquella anterior tarde en varios puntos de Sevilla. El Señor se quedó en otro templo y la Virgen volvió a Su casa.

Bueno, se solvento la situación y aquella misma noche teníamos a nuestras Sagradas Imágenes en nuestra Sede. Gracias a la rápida intervención de unos Restauradores, que andaban viendo la Cofradía, se secó muy minuciosamente la Imagen del Señor y la de la Santísima Virgen no hizo falta pues no se llego a mojar. Tampoco el patrimonio de enseres sufrió ningún daño salvo pequeñas reparaciones a algunas astas de insignias y el ingrato tiempo de espera hasta que se confirmo esa falta de daños.

Recuerdo que posteriormente hice una propuesta al Cabildo de Oficiales para que se regulara la salida de la Cofradía en función de una serie de variables, hoy todos sabemos lo malo que es legislar en caliente, y lo que todo el poder legislativo le teme, pero: “que si quieres arroz Catalina”. Se desestimó aquella proposición por descabellada dijeron la inmensa mayoría, pues ¿cómo se podía tomar esa desición en frío?, nada más antinatural dijeron también muchos.

Fueron muchos los oficiales que ni siquiera se preocuparon de preguntar por teléfono que había pasado, como estaban las Imágenes o que problemas se podrían plantear en los días próximos, la mayoría se enteró en el siguiente Cabildo de Oficiales donde se recogió en acta todas las incidencias que se habían producido, pasados lo menos quince días de la Semana Santa. ¡Estaban muy preocupados!, ¡preocupadísimos vamos!

En las Hermandades queremos controlarlo todo: el voto, el día y la hora de los cultos, como se escribe un saluda desde la Secretaria, y así podríamos seguir un buen rato, en las que llamamos SAGRADAS REGLAS, pero legislar una salida: ¡tú estas loco!

No se puede tomar una decisión de ese calibre en un momento de emoción, con la presión de los hermanos vestidos de nazarenos, costaleros y capataces y contraguías, por cierto: se habéis fijado la cantidad de contraguías que van ahora en los pasos, caben a uno por costalero, y el Delegado de día apretando "que si no se toma la desición rápida habrá problemas con los horarios" y el “DÍA” saldrá muy mal parado en la prensa morada.

O cambiamos esto o nos lo cargamos. No podemos estar decidiendo sobre Imágenes y patrimonios tan valiosos personas sin la cualificación necesaria mínima. La responsabilidad en estos casos la entiendo, cuando se dice que “yo asumo mi responsabilidad”, en poner los billetes en lo alto de la mesa cuando la has cagado y no limitarse a coger la Vara esa tarde y después si te vi, no me acuerdo.

En fin, que no podemos seguir poniendo en peligro los bienes que por nuestros mayores nos han sido legados y que igual que, gracias a Dios, han desaparecido muchas puntillas de las Priostías tenemos que poner el mismo empeño en todo lo que hagamos principalmente con Imágenes que aunque son siempre prescindibles para demostrar nuestro Catolicismo si es verdad que representan, en la mayoría de los casos, la fe de muchas generaciones pasadas y que ayudaran, si Dios así lo quiere, a los que nos tomaran el relevo.

Manolo, como podrás ver en el comentario que dejé en tu entrada-crónica del Domingo y Lunes Santo no estaba criticando una toma de decisión por una Junta de Gobierno, Dios me libre sin conocer las interioridades, sino, que me estaba mirando en un espejo.
Adiós miarmas. Espero que os haya ido entrando el cuerpo en caja y estéis más descansaditos.

7 comentarios:

X dijo...

La verdad es que era una difícil decisión, y ha de haber unos baremos que no dejen la responsabilidad así al azar. Pero claro, luego está el fiarse del hombre del tiempo, que esa es otra...

Moe de Triana dijo...

Creo que lo has dicho ya todo, quizás solo añadir que con las tecnologías que existen hoy día, las predicciones son fiables al 100%, y si te dicen que a las 8 menos 20 va a caer un chaparrón, el chaparrón va a caer, y evidentemente si la cofradía está en la calle se va a mojar...

Sin lugar a dudas un tema del que hay para hablar largo y tendido...

Un saludaso ¡y espero que te mejores ya de ya miarma!

La gata Roma dijo...

Creo que conozco el día, de hecho alguna portada fue tu palio y el mío, incluso yo hice esa foto, las dos hermanas de Galiano bajo la lluvia. De hecho, siempre digo que yo era muy “valiente” muy “prosalida” hasta que llegó ese año, y mi cofradía se mojó tantísimo… Tengo fotos de ese día desoladoras, no merece la pena pasar por esa penitencia doble, por más ilusión que nos haga la salida procesioanl, por eso estoy tan de acuerdo contigo, claro, hablamos por escarmentados… Y como dices, no me gusta criticar decisiones, pero por eso mismo digo que San Gonzalo no se equivocó, yo la ví mojarse hace unos años en pleno Puente y seguro que tenían ese recuerdo en mente…
Como tú dices, somos la nueva generación, la que sabe de conservación patrimonial, la que tiene gps para el itinerario, intercomunicadores con los Diputados y Fiscales, sabemos que las imágenes no se repintan con betún, que los alfilerazos dañan la policromía… y parece una barbaridad no poner la cofradía en la calle con un riesgo de lluvia más que claro, que por puntual que sea, es lluvia.

Kisses

Dama dijo...

Con todos mis respetos a Manolo, que él sabe que lo quiero bien, creo que su Hermandad se equivocó absolutamente.

Un abrazo a ambos.

el aguaó dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada amigo Rafael, y de hecho comparto tu opinión.

Bajo mi punto de vista, evidentemente personal, creo que no se peca de prudente. Nunca he pertenecido a una Junta de Gobierno y me he quedado en la Basílica por lluvia, pero nunca me he mojado con la cofradía en la calle.

Salir o no salir es algo delicado y difícil de decidir. Como bien has dicho, con un riesgo mínimo parece irrisorio que se sacrifiquen las ilusiones de todos los hermanos y devotos que esperan para ver por las calles a sus Sagradas Imágenes. Sin embargo, como cofrade e historiador del Arte, creo siempre que ante la mínima duda, por pequeña que sea, es mejor quedarse en casa. Por todo.

Las difíciles decisiones de San Gonzalo y Santa Marta (sobre todo esta última, la cual no se hubiera mojado teniendo en cuenta que empezó a llover pasadas las 22:00 horas) deben ser apoyadas y no denostadas o criticadas, pues todos diríamos lo contrario si las nubes hubieran girado o el viento hubiera cambiado y el chaparrón sorprendiera en Sevilla (como ocurrió en Vera+Cruz por ejemplo).

Son decisiones muy difíciles y complejas, y que sólo pueden ser juzgadas teniendo en cuenta siempre los argumentos necesarios.

Gran entrada amigo.

Un abrazo.

El callejón de los negros dijo...

Lo más lamentable es la falta de interés que cuentas tuvieron los miembros de junta. Obviamente debido a la falta de cultura y educación exitente en la sociedad y por tanto en las cofradías que no son más que un reflejo.

saludos
Antonio

Humilladero y El Mirador dijo...

Y así se entendió...

Lo malo estimado amigo es que hay quien no se entera de que va esto, quien no se quiere enterar, quien no tiene interés en aprender, y quienes solo están interesados en salir en la foto, llueva o ventee, salga el sol por Antequera o el sábado santo...

No más que de brillante podría catalogar la idea de legislar en frío, pero donde hay interés en figurar no fraguan las apuestas sensatas.
Un abrazo.
Manolo