Seguidores

16 oct. 2009

PERDÓN, CON HUMILDAD LO PIDO

Hace tiempo que no venía por aquí a decir algo nuevo, todos sabéis lo difícil que se hace muchas veces el papel en blanco, aunque éste sea virtual, pero dice el refrán que “nunca es tarde si la dicha es buena”. He estado liado con varios temas y la verdad es que no he encontrado el momento adecuado para enfrascarme en el blog aunque si os he visitado todo lo que he podido.

Os cuento lo que me ha sucedido hace pocos días: el pasado lunes día 5 me dijo mi amigo Juanma Ojeda, con el que estaba preparando la marcha que hacemos algunas personas, hermanos y no, de la Hermandad del Rocío de Sevilla el día 11 de octubre y que llamamos “marcha de los locos”, que había estado el domingo anterior con José Ramón Candau, que ha sido Hermano Mayor de la Hermandad del Rocío de Sevilla hasta el pasado día 12 de octubre. José Ramón, le había preguntado por mi y mi estado de salud y anímico; también le dijo que se sentía muy cabreado conmigo, no tanto por lo que había dicho de él en este blog sino por no haber hablado con él y no haber usado la amistad que siempre me ha brindado y demostrado. Igualmente le dijo que había tratado de localizarme por teléfono pero que no lo había conseguido al estar yo de vacaciones.

Todos sabéis la poca vigencia que en el blog tiene una entrada antigua, o sea de ayer mismo, si ha sido reemplazada por un nueva y de ahí que algunas veces ni el propio “bloguero”, o como se diga, sea conciente de lo que realmente ha colocado pues yo al menos, y creo que muchos de vosotros tampoco, no releo lo colocado; de ahí que no se seas conciente del tamaño de la metedura de pata y de las barbaridades que has podido cometer con lo escrito en algún momento.

Como os podéis figurar, nada más llegar a casa por la noche me enganche al PC y al releer la entrada referida, me hice conciente de la tremenda barbaridad que había cometido tanto contra José Ramón, como contra el nuevo Hermano Mayor de la Hermandad: Ricardo Laguillo y contra Antonio Luque. Debido a esta relectura, anteriormente comentada, he quitado dos entradas que no debería haber publicado nunca por varios motivos, a saber: Por ser un idiota y estúpido al haberlas colgado; por ser indignas de mi y de mi forma de ser; por faltar al respeto de personas que no conozco lo suficiente como para hacer las afirmaciones que en su día hice y, principalmente, por haber querido ser juez faltando a la máxima cristiana de “no juzgues y no serás juzgado”. ¿Quién me creía yo que era, cuando escribí tamañas barbaridades?, ¿quién me creí ser para opinar de la vida, respeto, amistad y sentimientos de nadie? Fijarse si estaba ciego que quería organizarle la vida a otros, yo que ni siquiera soy capaz ni de organizar mi propia cabeza.

Al día siguiente contacté por teléfono con José Ramón para pedirle disculpas y concertar con él una entrevista personal ya que entendí, que después de lo dicho por mi, era necesario dar la cara y estar cerca por si me la quería partir, metafóricamente al menos, pues era merecedor de ello y mucho más. Lejos de mi pensamiento, en esta entrevista no hubo por su parte ningún reproche, ninguna reclamación de disculpa ni para él ni para los otros ofendidos. En esta entrevista todas las preocupaciones de José Ramón fueron por saber como me encontraba, por como evolucionaba mi enfermedad y por encomendarme que me preocupara en este momento de mi y de mi familia que era lo realmente importante. Después, a la hora de nuestra despedida, nos fundimos en un abrazo que Dios quiera y Nuestra Santísima Virgen del Rocío jamás se me olvide pues, en este abrazo, sentí el cariño que no sólo él me infundía sino el de toda la Institución que aún representaba.

Me dijo que no eran días para darle más vueltas a este tema, que me despreocupara de él, de Ricardo y de Antonio y que me ocupara solamente de preparar la visita a Nuestra Señora en su ermita del Rocío, en cuya Misa de 12 juraría Ricardo, como nuevo Hermano Mayor de la Hermandad.

El domingo por la noche, cuando llegue al Rocío con la “marcha de los locos”, tuve la oportunidad de pedirle perdón en persona tanto a Ricardo como a Antonio, los dos me lo otorgaron y además, los dos me dieron una gran lección de Caridad y saber estar de la que tendré que aprender.

Como quiero hacer gala de la educación, hombría de bien y humildad que me legaron mis padres, desde aquí quiero pedir público perdón a los tres en el mismo medio donde se produjo la desafortunada entrada contra ellos. Pienso que no les gustará tampoco esta entrada, si la leen, pues, como he dicho antes, José Ramón me dijo que me olvidara ya del tema y no le diera más vueltas.

Ruego a todos los que soléis pasar por este rincón deis la máxima difusión a esta entrada y me ayudéis a ser justo con estas tres personas a las que he agraviado, aun sin tener verdadera conciencia de ello cuando cometí la falta en su momento.

Me despido en esta ocasión como lo hacemos los rocieros, diciendo: Viva la Virgen del Rocío, Viva el Pastorcito Divino, Viva la Hermandad de Sevilla y que vivan siempre los limpios de corazón y los buenos ROCIEROS que dan lecciones de cristianismo.

Gracias José Ramón, gracias Ricardo y gracias Antonio por vuestro perdón y comprensión.

Ahí queó, ¡miarma! Aunque no del todo bien ya me siento mejor, conmigo mismo, después de lo hasta aquí relatado. Si algo quiero de verdad en mi vida es ser justo.

7 comentarios:

Juanma dijo...

Un fuerte abrazo, querido Rafael.

verdial dijo...

Cuanta humildad hay en tí. Con este escrito nos das una lección de humanidad incomparable. Te felicito por sentir así.

Un abrazo

X dijo...

Me perdí el fregao, pero mejor, así el error queda menos extendido. Yo, por cierto, creo que sería incapaz de escribir un post como este, felicidades. :-)

Anónimo dijo...

Con esta entrada demuestras muchísimo , enhorabuena por conservar los valores que como tu mismo dices heredastes de tus padres , y que tan poquito abundan en la actualidad.

Un abrazo y espero que estes bien en todos los sentidos.

Bibi.

dama dijo...

Un gesto que te honra. Bienvenido de nuevo.

Salvador dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog. Soy cofrade y aunque no estoy al tanto (ni me interesa)de cual fue el problema, si lo estoy de la mala leche que a veces hay entorno a este "mundillo", circunstancia que hace caer a mas de uno donde no quiere. Por todo ello te diré.

Tu sinceridad y tu valentía demostradas en esta entrada de TU blog dan una idea muy clara de la calidad humana que reside en tu persona.

Los afectados seguro que la conocían y sin duda no fué costoso para ellos otorgarte su perdón.

Como ya ha dicho por ahi, quedan pocos con los valores que se desprenden de tu acto, de este acto.

Espero que la Salud este reestablecida y que para ti y para los tuyos el Señor de la Salud depare un futuro lleno de alegrías y libre de vicisitudes.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Que no, que no; no os confundáis y os dejéis llevar por vuestro gran corazón que no soy tan buena gente como parece, aunque yo si me esfuerzo por serlo. Cuando uno mete la "gamba" como y hasta donde yo la metí lo mejor es reconocerlo y pedir perdón lo más humildemente que se pueda.
Gracias Juanma y Verdial por vuestro cariño, también le agradezco a Juan "el Manteca" aunque sé que él es de pocas letras.
No creas X, lo que debes procurar es no cometer la barbaridad que yo cometí contra unos amigos y hermanos en la Virgen de Rocío.
Gracias Bibi, sí gracias a dios mejoro a marchas aceleradas y con pasos firmes.
Bienvenido Salvador, espero que no sea la última que llegas por esta tu casa. Si perdemos los pocos valores humanos que vamos conservando, desgraciadamente, es cuando no seremos nadie.
Un abrazo para todos y nuevamente gracias.