Seguidores

18 ene. 2009

COSTALEROS: COMPARACION EN EL TIEMPO Y FORMAS

No es verdad que cualquier tiempo pasado fue mejor. Al menos yo no lo creo así, pero sí estoy seguro que ahora es muy diferente.
Me refiero, en el párrafo anterior, al mundo del costal. Cuando se inició el movimiento de costaleros hermanos, las formas de actuación variaban bastante de las actuales. En aquel entonces nos teníamos que ganar el puesto: primero ante la junta de gobierno, segundo ante el capataz que admitiera hacer el trabajo necesario con los “niños” y tercero ante la opinión general de los hermanos. También es cierto que no había la presión mediática que impera hoy en el mundo de las Cofradías y, por lo tanto, en los dirigentes no pesaba tanto la toma de decisiones que después se pudieran tornar en erróneas.
No quiero dejar de agradecer a los capataces que posibilitaron que chavales sin preparación entráramos a formar parte del mundo de la “gente de abajo”. D. Salvador Dorado, D. Manuel Santiago, D. Rafael y D. Manuel Franco los precursores y algún otro, pocos al principio, fueron los que posibilitaron el cambio de sistemas necesarios para llevarlo a cabo. Se jugaron mucho, es evidente. Igualmente hay que agradecerles que pusiesen a disposición de estas cuadrillas a sus ayudantes y auxiliares para que nos enseñaran las más elementales técnicas.
En la cuadrilla que yo participé, y ayudé a organizar en aquel entonces, todo empezó con la mudá del pasocristo, en la “desarmá”, desde la parroquia hasta la casa hermandad donde teníamos el almacén. Hoy, cuando lo recordamos, nos reímos mucho: qué tipos, qué alpargatas, qué temblores, qué miedo, qué respeto hasta terminar aquel compromiso. Pero que grandeza la confianza y auto-estima ganada con la “hazaña conseguida” en aquellos maravillosos y escasos cincuenta metros.
Indudablemente, después de aquella proeza empezó la "lucha" con la junta de gobierno, con todo el apoyo de quien por entonces era nuestro Hermano Mayor, al que Dios tenga en su gloria, para que nos dejasen seguir adelante con el proyecto de cuadrilla. Además nosotros añadíamos una nueva dificultad, a lo único existente, pues nuestra apuesta fue sacar el paso de palio.
Para ello, si hizo necesario formar un grupo de treinta y algo de jóvenes dispuestos a afrontar el sacrificio necesario que suponía ensayar tres días a la semana, desde la semana siguiente a la feria de abril. Hermanos éramos unos quince y se nos unieron un buen grupo de jóvenes del polígono San Pablo, otro buen grupo del Tiro de Línea, un grupo de hermanos de Pasión y otros tantos de otras Hermandades, en su afán de empezar a ser costaleros. Hoy la Hermandad cuenta en sus filas de nazarenos y trabajaderas con muchos hijos de aquellos que se nos unieron sin ser hermanos.
En aquella cuadrilla empezaron muchos costaleros llamados a formar cuadrillas en otras Hermandades y fue igualmente un buen vivero de capataces de los que muchos aún están en activo: Paco Arnaiz, Alejandro Ollero, Carlos Villanueva, Ramón Castro, Ramón Aramburu, Carlos Tejado, José Manuel Huertas, Justo Calvo, Félix Roca, Fali Márquez, Jesús de la Salud Moreno, Andrés Moreno, y algún otro que seguro paso por alto y por lo que pido perdón. Estos en cuanto a la primera cuadrilla, después en el transcurso de los años siguieron saliendo capataces de entre las nuevas incorporaciones.
Os podéis figurar el verano que pasamos, pues no paramos ni en julio ni en agosto ni tampoco bajamos el ritmo de los tres ensayos semanales. Tampoco podemos olvidar los exámenes que nos hacía de vez en cuando D. Manuel Franco, pruebas que, analizadas hoy en la frialdad que da el tiempo, eran más unas pruebas para que renunciáramos a nuestras aspiraciones que a evaluar en realidad los progresos conseguidos. Pero como siempre todo esfuerzo tiene su recompensa, allá por el mes de agosto contacto con nosotros una Hermandad de Gloria para que sacáramos el paso de su Titular en el mes de octubre, debido a que en su penuria económica no podían hacer frente al costo que significaba la contratación de una cuadrilla de costaleros “profesionales”.
Bueno: ahí queó, ¡miarma!
En una próxima entrada seguiremos con la comparación de las formas.

1 comentario:

Bibi dijo...

Muy interesanta. Muy de acuerdo contigo en que no siempre cualquier tiempo pasado fué mejor , aunque si en la mayoria de los casos. Seguiré pendiente de tu blog.

Un saludo.

P.d. aun intento saber cual es tu hermandad , aunque tengo un par candidatas.