Seguidores

8 nov. 2010

¿VOSOTROS OS LO CREEIS?

Me ha sorprendido de los reportajes, que han puesto durante el fin de semana en las distintas cadenas de televisión, del viaje de Benedicto XVI a Galicia y Cataluña, la cantidad de gente que se ha movilizado para protestar por esta visita. No es que me extrañe, pero sí me deja anonadado o más propiamente dicho: acarajotado.

Os explico: me sorprendo, extraño y acarajoto al ver la preocupación de tantos españoles que no tienen el mismo nivel de desacuerdo ni de indignación por la cantidad de parados que tenemos y por la situación que estamos padeciendo en España, por la actitud de nuestro gobierno y, en general, de toda la clase política que nos representa.

Es por esto anterior que cada día me lo creo menos.

Sí, cada día me creo menos lo del número de parados o al menos que sea verdad que muchos ya no tienen ingresos o que vivan con las cortas prestaciones o con las ayudas familiares que están cobrando. Yo creo que si de verdad hubiese sin ingresos, la cantidad de familias que dicen hay sin que trabaje ninguno de sus miembros, y de verdad hubiese casi cinco millones de parados estaríamos pegándonos tiros por las esquinas.

Hay muchos que se están poniendo las botas con la economía sumergida y con la explotación de trabajadores obligados a trabajar sin estar dados de alta en la seguridad social, sin cotizar para su jubilación y por lo tanto sin tributar a hacienda. Estos trabajadores serán carne de cañón en unos años, cuando les llegue la hora del retiro profesional y también se convertirán en una pesada carga para todos.

Igual es la mentira y explotación que hay con la inmigración. ¿Os habéis fijado en lo bien coordinada que está la ocupación de estas personas? Vemos negros vendiendo pañuelos, rosarios y cualquier otro objeto en los semáforos pero ningún sudamericano ni magrebí.

Vemos gitanos rumanos e indigentes españoles recogiendo chatarra, aunque tampoco vemos ahí sudamericanos. Vemos magrebíes de “gorrilla” y pocos gitanos rumanos pero casi ningún negro y ningún sudamericano.

Se ven gitanos rumanos rebuscando en las basuras pero, yo al menos, no he visto ni negros ni sudamericanos. A los únicos que yo veo trabajando es a los sudamericanos ejerciendo mil y una ocupación: construcción, transportes, paseando ancianos y enfermos, hostelería y en otras mil tareas y a mujeres magrebíes que también se ve a muchas trabajando principalmente como asistentas de hogar y en la hostelería.

¿Por qué no hay mendigos sudamericanos, si la necesidad es para todos igual?. Tampoco veo a los magrebíes mendigando y ¿por qué ninguno de estos colectivos está en los semáforos?, ¿qué son, más listos?, ¿tienen otros medios de subsistencia o cual es la razón y respuesta de estas interrogantes?

¿Quiénes son los nuevos negreros que se están haciendo de oro explotando a estos colectivos?, ¿quién está interesado en proteger que se siga explotando a sudamericanos, magrebíes y otros, principalmente mujeres, en el servicio domestico sin cotizar?

Lo siento, sé que no soy políticamente correcto, que igual no lo expreso bien, que mi planteamiento se cae de simple que es; pero ahí dejo las incógnitas para el que me las quiera despejar.
Hasta otra, miarmas.

13 comentarios:

La verdad esta ahi fuera dijo...

Hay tantas preguntas sin respuesta aparente...

trianatrinidad dijo...

Hola amigo Fali.Hacía ya tiempo que no teniamos contacto, ¿verdad?.Bueno, has tocado un tema en que, y perdona la expresión, la mierda nos pringa a todos: Empresarios explotadores que se aprovechan de trabajadores, tanto inmigrantes como nacionales, con bajos sueldos, horarios dementes y sin alta en la seguridad social; "profesionales liberales", digase electricistas, pintores, fontaneros, carpinteros, que todo lo ganan en negro y no te dan una factura asi los mates; señoras y señores de bien, que explotan a la chica magrebi o sudamericana, como "mucama", para cuidar niños y casa; extranjero que se "espabila" tela de rapido y se da cuenta que en este país segun te muevas se saca a lo mejor más dinero trapicheando que trabajando, hasta tu vecino o tu cuñado o tu mismo (te puedo asegurar que no es mi caso), cuando compramos un jersey o un bolso de imitación, de tal o cual marca, en un mantero, estamos ayudando a que la mierda suba más y más, y ayudando a no se que oscuras mafias a ponerse las botas.En definitiva, un tema muy complejo y de dificil solución.Es como el de la prostitución (que yo personalmente creo que nunca podra erradicarse, pienso que lo suyo es regrarla), porque amigo Fali, tu cree que alguna/o dejaria una profesión que le reporta bastante dinero, para irse a fregar escaleras (esto si las encuentra).Perdona por la extensión, y ha ver si nos comentamos más, gracias por todo, un saludo.

Lola Montalvo dijo...

Rafael: estoy completa y absolutamente de acuerdo contigo. No me creo el paro... no me lo creo. He escuchado a gente que cobra el paro y sigue trabajando cobrando en negro. Leí una carta al director en un diario en el que una persona que trabajaba en banca afirmaba esto mismo. Hay muchos que se están aprovechando de esta situación y no sólo empresarios. Besos miles

Humilladero y El Mirador dijo...

Yo nada más que creo en lo que da la vida, el resto a la cuarentena...
Un saludo.
Manolo

X dijo...

Pues Hacienda se va a poner las botas cuando todo esto sale (si sale), miarma.

Sombras Chinescas dijo...

Nunca ha faltado quien se aproveche de las miserias del resto. Indudablemente hay mafias que explotan a toda esta gente, algo que no es óbice para la desgracia de los explotados.

Saludos.

Juanma dijo...

Negar la existencia de una economía sumergida es un absurdo. Todo esto traerá consecuencias que vete tú a saber...

Un fuerte abrazo, querido Rafael.

El alegre "opinador" dijo...

Escribí en mi blog esta semana la entrada "¡Yo no me entero de nada!", hablando de lo mismo...
Si en este país hubiese un 25% de personas sin ingresos, estaríamos en plena revolución...
Un abrazo.

impresiones de una tortuga dijo...

No pegamos tiros por las esquinas, porque no tenemos licencias de armas y, aunque no lo parezca, somos un país civilizado.
Cada raza tiene sus características, su idiosincrasia y su orgullo.
A los chinos no los nombras.
Sufrimos el efecto dominó de las malas gestiones de los políticos, en los últimos años.
En definitiva, es un tema complejo, el cual, quema por donde lo cojas.
Saludos, miarma y no te comas mucho el coco..."totá paqué"

La gata Roma dijo...

Bueno, a parte de lo que preguntas si puedo contestarte pues he trabajado en ello.
Sinceramente, suele hacerse una distinción cuando se trabaja con inmigración entre Africanos, Europeos y Sudamericanos. Estos últimos son los que menos problemas encuentran como tú señalas. Por algo muy básico, el idioma. Hablar nuestra lengua les facilita acceder a trabajos de hostelería, trato al público, en ocasiones incluso les facilita el acceso a algún curso que luego tenga compromiso de contratación. Los Europeos, o sea, normalmente gente de Europa del Este, o Rumanía, tienen la condición de comunitarios. Esto, administrativamente es mucho. Tienen la barrera del idioma pero generalmente vienen preparados para todo…
Además, estos, al igual que los sudamericanos viven en un sistema más pobre que el nuestro, pero muy parecido. No sé si me explico, saben lo que son los contratos, conocen en cierto modo algunos de sus derechos, pueden tener permiso de conducir, es un poco todo, globalmente tienen una idea de lo que pueden encontrar aquí y como funcionan las cosas; esto no quita para que los exploten, pero intento explicar porqué suelen insertarse más facilmente, o buscarse la vida de mejor manera… Los africanos, tanto del Norte como del Centro o Sur, vienen con más desconocimiento, generalmente de forma mucho más ilegal que los anteriores. En ocasiones apenas poseen documentación, y desconocen mucho más el sistema laboral, etc. En fin, tampoco hay que generalizar pero a grandes rasgos es esto. Los africanos tienen una enorme barrera idiomática, y a veces incluso social. Las mujeres suelen dedicarse al servicio doméstico porque no es tan necesario el uso del lenguaje, mientras limpien mucho, cobren poco y no sepan el suficiente castellano para quejarse… Y ojo, otra vez generalizo, hay gente que tiene contratadas a estas mujeres y les da un trato correcto.
Después están las mafias, o simplemente sus redes, es decir, gente de su país, familiares, amigos o simples compatriotas que los ayuda. Si te encuentras a alguien de tu pueblo que vende discos y pelis por los bares, le pedirás que te ayude, y venderás tu también…
Por lo demás, tu lo has dicho y te lo han dicho, toda la vida hay quien ha explotado, y quien va de listo trabajando en negro… a ver que pasa en un futuro…
Perdón por el tocho, siempre me pasa en tu blog…

Kisses

sevillana dijo...

Pues mira Rafael yo creo que soy tonta pues he tenido en casa a una mujer para que cuidara de mi madre mientras yo trabajaba, a su muerte la tuve que despedir.
Con el tiempo tuve que buscar a otra para que mi padre no se quedara solo mientras yo trabajaba, (ya tenía sus achaques también) pero eso si a las dos las tenía dada de alta en Seguridad Social siendo el importe mensual de 169 euros y esta última cobraba de sueldo 500 euros.
Así que yo trabajaba para pagarle a ella.
Nunca, nunca me he aprovechado de ningún extranjero que lo que busca es una nueva oportunidad en su vida.
Besos

La gata Roma dijo...

Sevillana no eres tonta, es que todo el mundo debería hacerlo como tú, pero vivimos en una sociedad que premia a Julián Muñoz y así nos va…

verdial dijo...

Lo que pasa Miarma es que nos manejan como les da la gana, nos hacen creer lo que les da la gana y y se aprovechan de nosotros como les da la gana.
Y nosotros, que sabemos que nos manejan, nos quieren hacer ver, y se aprovechan de nosotros...no podemos hacer lo que nos da la gana... porque no nos dejan.

Un abrazo.