Seguidores

11 ago. 2010

¿QUIENES LOS ENSEÑARAN?

De vez en cuando entro en el foro de las Hermandades para ver lo que se cuece entre los cobardes que se suelen mover en ese tipo de medios. Digo lo de cobarde pues es impresionante, algunas veces, las barbaridades que se pueden decir de personas o Instituciones escudándose en un mote que nadie conoce y que si se llega a descubrir, a quien oculta, es fácil cambiar a otro y asunto solucionado.
Cuando fui miembro de la Junta de Gobierno de la Candelaria quise parar varios conatos y es cierto también que lo usé para difundir actividades y acciones que se llevaban a cabo en el seno de la Hermandad bajo mi apodo de Fali Márquez que también uso por aquí.
Hace unos días apareció, como elefante en cacharrería, un tal TrinidadporSevilla por el foro de la Candelaria y puso el patio calentito. Calentar ese patio es fácil pues la mayoría de los intervinientes son chavales de “diecialgo” años. Al final ha puesto un poco de cordura un tal Pabilo encendido y parece ser que las aguas vuelven a ser mansas.
Detrás del nik TrinidadporSevilla, se oculta un hijo del Hermano Mayor de la Hermandad que es fácil deducir por el nik del mismo. Este chaval es joven y goza de una muy buena “cultura cofrade” pues prácticamente tiene copados los primeros puestos en cuanto concurso de tal tema se convoca entre los Grupos jóvenes de las distintas Hermandades. Detrás del de Pabilo encendido está Jesús de la Salud Fernández, éste no se oculta, pues en la firma pone el nombre y en muchos de los post que tiene colgado dice su nombre y la labor que desarrolla en la Hermandad.
La verdad es que este tema me preocupa mucho y me da inquietud pues desgraciadamente los chavales de hoy tienen, desafortunadamente, poco de quien aprender o fijarse para así poder imitar a los que deberían ser sus maestros.
Si habéis llegado hasta aquí, os preguntaréis: ¿qué nos quiere decir el nota este? Pues mirar, hoy en Artesacro su director Francisco Santiago, escribe un artículo que le viene a mi zozobra como anillo al dedo. En él, avisa a los chavales cofrades lo difícil que se les pondrá la vida si basan toda su realización en aprender de cultura cofrade, de historia de Hermandades y de realizaciones por el estilo que poco provecho les reportarán, y yo al menos, en mis cortas luces, coincido con Paco.
En las Hermandades desgraciadamente predomina hoy el tema cultural al cultual. Cada día es menor la formación cofrade aunque sí más importante la historia cofrade. Hoy es fácil encontrar en el grupo joven de cualquier Hermandad un montón de chavales que se saben de carrerilla el nombre del leñador de Canadá que cortó el árbol con el que se hizo la cruz de tal Imagen, el nombre del abuelo del compositor de la marcha esa de cornetas y tambores que parece que el Cristo se arrancará a bailar cual Canales por flamenco de muchos manotazos y así podríamos continuar con un largo etc. No quiero ponerme pesado pero hoy nuestras Hermandades parecen más Club Sociales que Organizaciones religiosas.
Los cultos a nuestras Sagradas Imágenes están solos, hueros, sin sentido, inútiles en una palabra. Poca atención a los mayores o enfermos por no decir ninguna. Poco esfuerzo para la caridad, por no decir ninguno. Poco cuidado y atención a los templos donde están nuestras sedes. Poco seguimiento de Reglas si no es en lo concerniente a lo que nos interesa en el plano personal a fin de hacer fuerte nuestra postura o pensamiento. Eso sí, buena asistencia si es Función principal con cervecita consiguiente. Gran cola de hermanos para confirmar nuestro compromiso con las Reglas que ni conocemos ni cumplimos. Gran cola de Comulgantes, que parece que lo que queremos es joder al cura que, seguramente, no ha previsto suficientes Formas para todos los que se acercan. En fin para que seguir.
Confesionarios vacios de cofrades y, lo peor, de Sacerdotes. Pocos Directores Espirituales a los que consultar inquietudes religiosas. Poco contacto de la Curia con los responsables de las Hermandades si no es para pedirles dinero o ponerles todo tipo de pegas posibles para sus necesidades. Misas de Hermandad a las siete de la tarde por imposición de los curas cuando a esta hora la mayoría está buscándose las papas todavía.
Si esto es lo que ven nuestros jóvenes no les podemos pedir después que actúen con la coherencia que de nadie pueden aprender. La caridad no es montar una vez por Navidad la caravana de alimentos, ni ir a cantarles villancicos a los viejos que ningún otro día del año hemos recordado, ni formación religiosa es saber el nombre de un escultor o bordador o cómo actuar de acólito en una función religiosa. Podemos querer y sentir mucho una Imagen, podemos hacerla intermediaria nuestra, pero no podemos olvidar que el Dios de los católicos se encuentra en el Sagrario y, que Él mismo, nos dijo cómo actuar, dónde y con quien.
Podremos ser buena gente, buenos nazarenos o cofrades, buenos costaleros o los mejores limpiadores de plata pero eso no nos hará seguidores de Jesucristo por sí solo. Esto nos puede hacer unos inmejorables capiroteros, unos formidables sacapasos, unos ingenuos fetichistas pero no cofrades en el sentido estricto de la palabra.
Ea, pues otra entrada que me ha dejado una hartá de tranquilito, miarma
Hasta otra, besos y abrazos sudorosos.

8 comentarios:

trianatrinidad dijo...

Hola, amigo Fali.

Lo primero que he hecho al leer tu entrada es ir al foro que mencionas, y en el que tambien estoy dado de alta, aunque entro poco e intervengo menos aun, solo un par de comentarios en mi Hdd. de la Trinidad hace al menos un año.En lo que comentas del hijo del Hermano Mayor, no te digo ni que si ni que no, pero si todo lo que se dice de este chaval en el mundillo cofrade wes cierto, flaco favor le hace a nuestra Hermandad, y el padre podria pararle los pies un poquito.Preguntas en tu entrada ¿Quienes los enseñaran?, pues te digo amigo mio, que nosotros, los que peinamos canas en las hermandades, hemos visto de siempre envidias, rencillas, puñalas traperas, guerras de banderias, ya sabemos del pecado de soberbia y de vanidad del hombre , lo que ocurre amigo Fali, es que los medios de difusion de nuestros dias son muchos, y cualquiera puede ser testigo de estas actitudes "ejemplarizantes".
Como me dijo un amigo, viejo cofrade como nosotros hace años, "cuanto mas conozco las hermandades , mas me gustan las cofradias".Saludos

El Naranjito dijo...

Permiteme amigo Rafael, que desde el exterior de las hermandades, desde los que como yo no andamos metidos ni conocemos los entresijos que estas tienen, y que, a lo mejor nuestras creencias sean totalmente distintas a las vuestras, se ve todo esto como tu lo has contado. Como dice el bueno de Trianatrinidad los que pintais canas sois los mas adecuados. Yo hace mucho tiempo aprendí el concepto de Hermandad y por eso hoy en día las veo como algo totalmente distito a lo que yo conocí.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

AMEN, Amigo mío y hermano, hago mías todas y cada una de las pelabras de esta entrada, que no tiene desperdicio y sí mucha voluntad constructiva. Un abrazo

María dijo...

Gracias por ponerle palabras a mis pensmientos. Yo no podría haberlo expresado mejor.
Saludos

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Creeme TrianaTrinidad, el chaval del que hablamos es el "elefante de la cacharrería".
Pues lo tenemos difícil para enseñar pues mis formas, cuando era mayordomo de la Hdad de la Candelaria, se puede ver en las entradas que hay en ese foro.
Os recuerdo que mi Hermano Mayor, por estas ideas mias, me dijo que no sabía como le hacía más daño a la Hermandad: si quedándome o yéndome.
Está claro que me fui y deje el cargo.
Bienvenida María, creo que es el primer comentario en esta que es también tu casa.
Besos y abrazos.

Lola Montalvo dijo...

Amigo Rafael, yo estoy totalmente fuera de hermandades. He de reconocer que ignoro un poco su función y sus actividades. Pero te he leído con detenimiento. Creo que tus palabras, como siempre, están cargadas de sensatez e inteligencia. Conozco a varias personas que están en hermandades y que 'salen' en semana santa. Sé, porque les conozco, que el único afán que les impulsa es aparentar, presumir y que las funciones que tú señalas de ayudar a otros y de entender su origen les trae sin cuidado... Supongo que esos valores, como otros muchos que nos diferencia como personas, deben aprenderse en el hogar familiar y completmentarse en las escuelas. Quizá, como en muchas otras cuestiones hoy día, algo falla en sus propios hogares.
Estos temas me son ajenos, cierto, Rafael, pero ¿sabes? me encanta leerte y seguir el hilo de tus pensamientos. Me ayudas a comprender muchas cosas de esta ciudad que tanto quiero.
Besos, amigo.

La gata Roma dijo...

En algún Graderío lo comenté aunque no sé si todo lo que te voy a decir ahora quedó plasmado o lo tengo por ahí sin publicar… La verdad es que tanto en la columna como en albores tengo pendiente algunos temas, como esta entrada, de quedarse agustito; pero ahora mismo mi cerebro anda derretidillo y tengo que releerme para no repetirme. Lo mismo hasta te lo comenté a ti, pero me perdonas si te doy la brasa con el mismo argumento otra vez.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, como dice cierto compañero de estas lides “Asistimos a ver como se forja la generación NI-NI cofrade”
Antiguamente, pongamos que hasta los años setenta largos, y principios de los ochenta, las hermandades las conformaban personas satisfechas en su vida personal y profesional, que en su tiempo libre, generalmente con mucha dedicación, colaboraba en el mundillo cofrade. Luego, han proliferado otro tipo de personajes, gente no ralizada del todo en su vida profesional, en búsqueda de cierta notoriedad dentro de las cofradías. Hoy en día, la gente joven, una juventud prolongada por cierto, ni espera a tener vida profesional o personal en muchos casos; directamente aspiran a entrar de una extraña manera en todo este mundillo, como si fuera una profesión o algo… Lo digo porque además muchos me lo han dicho directamente, como si no pensaran en lo extraño que suena eso…

Evidentemente todo lo que refiero tiene excepciones, gracias a Dios. Siempre hay gente trabajadora, altruista, gente que no busca más que ayudar a los demás y a sí mismos, gente que en ocasiones dá muchísimo más de lo que recibe, y esto ni les importa ni siquiera parecen darse cuenta.
Pero estos foros, que de vez en cuando visito, son un exponente del tiempo libre de muchos, tiempo mal invertido en mi opinión, pero que les soporta y ayuda en un propósito raro, que no acabo de entender.
Como dices, una cosa no es sin la otra, no hay mucha gente de la que aprender, y tal vez aprenden de los ejemplos que parecen más atractivos

Perdón por la parrafada, y un beso grande

El callejón de los negros dijo...

El nivel cultural es bajísimo en casi todos los aspectos de la sociedad. No podría ser menos en este.

Un día paseando, entré en una iglesia del cent, me senté en un banco junto a un hombre que hacía fotos, extranjero, me preguntó algunas cosas sobre las imágenes y acabó contándome que no era creyente pero que pasaba horas en los templos para aprender de todo.
Me quedé con las ganas de acompañarlo en su paseo.

Saludos
Antonio