Seguidores

26 abr. 2010

¿REPOSO MOE?, ¡ANDA YA!

Ya acabó la feria, menos mal. Este año tenía ganas de feria por diversos motivos: mi alta del loquero, mi excelente analítica en el último chequeo (en el que no han detectado conservantes ni colorantes), mi mejor estado de humor en general, etc. pero al final, más de lo mismo.
Empezó el sábado con el paseíto de rigor con los amigos por la feria en vez de por el centro y la consecuente media papita. Continuó el domingo con el arrolito; bien, tranquilito y chispón. Siguió con el lunes en la cena del alumbrado, bien también, y así otros cuantos de días. Pero nada, por mucho que he ido no he encontrado el buen momento de feria que quería salvo una apreciable pincelada el viernes por la noche.
Sé que con la edad se cambia, de eso no hay duda, pero creo que como todo se ha ido desmadrando un poco y ahora estamos abocado a unas formas que ya nos costarán cambiar. No he conseguido tener una conversación interesante en toda la feria y no por falta de interlocutores validos para ello, que los he tenido, pero la feria se ha convertido en una calle del infierno antigua y desmadrada en la que es imposible la conversación reposada y en buen tono.
Todas las casetas tienen potentes equipos de música con gran profusión de micrófonos y discos de sevillanas a cual más corralera y no digo que esté mal, pero un poco de comedimiento en su uso no vendría nada mal. Es imposible mantener una conversación sin salir más rozao que Chiquetete, al menos yo no lo consigo.
Antes, hablo de cuatro o cinco años no mucho más; no había equipo de música y cuando estábamos a gustito un grupo de amigos siempre se terciaba cantar una sevillanita, rumbita, tangos o lo que viniera bien y echar unos bailecitos con lo cual ya estaba liado el tangái, si había una guitarra: ole, que no; sus palmitas y listo a viva voz. Ahora hay que esperar a una hora determinada que viene el grupo, si hay algunos chavales que se atrevan lo primero que hacen es tirar de micro y de cajón, el cajón que no falte y si al menos el tío lo sabe tocar tiene un pase sino, más vale que te coja el AVE atravesado.
En fin, miarma: que entre micrófonos, cajones, equipos de música, amplificadores y ruido (y pompitas joé, que de pompitas miarma) allí no hay quien se tome una copita tranquilo charlando. Os cuento una maldad: el viernes me preguntaron lo menos quince veces que si yo sabía encender el equipo de música desde que llegué a la caseta pero logré escaquearlo hasta que llego mi amigo Andrés que serían más o menos las nueve de la noche que lo encendió después de llamarme cabrón, pues él conoce que sí sabía hacerlo.
Seguro que en el rocío, al que este año vuelvo si Dios quiere, tenga oportunidad de tomarme una copita debajo de cada árbol que me encuentre, no importa si pino, olivo, encina o eucalipto. Allí seguro que encuentro el silencio y tranquilidad del que tan falto me encuentro. Voy con El Salvador y seguro que detrás nuestra no viene nadie pues siempre estamos los últimos, no sé como nos las arreglamos mi compadre Juanma y yo.
Ea, a disfrutar todos y que me alegro de reencontrarme con vosotros.
Besos, abrazos y una cuantas pompitas.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

No tengo dudas sobre que Dios te premiará dándote lo que buscas por las benditas arenas Onubenses.

Chiqui

Moe de Triana dijo...

Reposo total y absoluto se señó, que tengo los pies que parece que he corrío la maratón de Nueva Yo; me alegro de que hayas disfrutao de la feria.

Pero ahora te voy a decí una cosa, la copita que nos hemos en el Real nos la tenemos que tomar en el Rocio, mi casa está en la plaza de Doñana, así que me pilla requetecerquica del Salvador.

Un saludaso.

X dijo...

Sin haberlo vivido me hago plena idea de lo que cuentas. Dónde va a parar una actuación espontánea con el chumba-chumba, por muy sevillanas que sean. Cuando vuelva a ser como antes, voy, miarma.

Dama dijo...

A mí en el Rocio no me verán, pero en la tierra del Moe, cuando quieran vuesas mercedes.

UN beso, muy bueno tu texto.

Sombras Chinescas dijo...

Si Ud. quiere silencio y tranquilidad, véngase al pueblo de mi Santa (60 habitantes en invierno). A lo mejor, se coge un empacho.

Saludos.

verdial dijo...

Pues me identifico totalmente contigo. Muy a mi pesar en determinados momentos he pensado que esta feria se sale de madre y he añorado tiempos pasados.

Un abrazo

La gata Roma dijo...

Hombre, ni una cosa ni otra… Ten en cuenta que en algunas casetas sosas esperar a que alguien se arranque es un tema… pero si comparto que hay que tener una medida… Me ha pasado mucho lo de estar hablando y decir: me estoy dejando la voz aquí… Y a veces es tremendo el jaleo al pasear con las músicas que salen de unas casetas y otras, ahora, bendita sean las rumbas y sevillanas, a mí el resto me sobra mucho… De todas formas, en mi caseta no abusan del equipo, a veces hasta se hecha de menos, y siempre queda salirse al balconcito…
Kisses y buen Rocío, afortunado tú que vas… por cierto, de entre todos los amigos que tengo en la Hermandad de Sevilla lo mismo conoces a Rdolfo Lagares, gran rociero él y prioste de San Esteban actualmente.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¡Hombre Chiqui! bienvenido por aquí, espero seguir gozando de tus visitas.
Moe, estaré encantado de verte y compartir viandas.
X, no es que está mal pero que los equipos a toa leche dan más por culo que ojú. Serás siempre bienvenido cuando te decidas.
Será un placer Reyes compartir algo agradable, porque de lo otro que tenemos, el verde y blanco, en común poco lo hacemos.
Yuyu Juan Carlos, tampoco es eso hombre. Ni locaza ni cartujo todo tiene su punto medio.
Verdial, yo no llego a echarla de menos pero sí la extraño bastante, sobre todo los ratitos en que te creías Rafael del Estad cantando en la feria.
Claro que lo conozco Mercedes al igual que a su hermano Manolo y a muchos otros que pertenecen a San Esteban y al Salvador: Paco Montes, Pepe "el político", Antonio Luque y alguno más hay por ahí.
Con Rodolfo he tenido además la satisfacción de cooperar en las colonias de verano que se montan para los niños de las Hermanas de la Cruz tanto a nivel personal, ejerciendo mi antiguo oficio de electricista como a nivel de Mayordomo de la Candelaria en la que soportábamos los transportes de los niños desde el Rocío a la playa.
Besos y abrazos para todos y gracias por vuestras visitas y comentarios.

José Miguel Ridao dijo...

Yo no creo que la feria sea el mejor sitio para conversar, ni ahora ni antes, pero sí para el compadreo en el buen sentido, y hasta eso se está perdiendo.

Y es verdad, ¡qué coñazo de pompitas!

Un abrazo.

La gata Roma dijo...

Jajaja, es que el primero en que pensé fue en Rodolfo, a todos los demás los conozco claro, el Político, para que veas lo chica que es Sevilla, es compadre de Miguel Andréu… Es que por barrio y cofradías estábamos muuuy cerca.

Kisses

Moe de Triana dijo...

Quillo, ¿dónde va combiá en el Rocio?

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Moe, en tu última entrada te he dejado un mensaje.
Estaré en el recinto Añil de la Hermandad de Sevilla.
Un abrazo.