Seguidores

21 ago. 2009

EL QUE LO LLEVA LO DEBE ENTENDER, ¿NO?

Ayer tarde volviendo de Cádiz, donde estuve trabajando, escuche de pasada en un boletín informativo de la cadena SER la declaración que hacía el Ministro de Fomento D. José Blanco referente a dos asuntos: el primero que se aprobaría una inversión pública de no sé cuantísimos millones de € en la que se adherían las empresas “privadas públicas”. La segunda era que los que más tienen tendrían que ser solidarios y soportar más impuestos a favor de los más necesitados. Todo esto, lo vuelvo a decir, escuchado a 120 ó 130 Km. por hora, en la AP4 y después de un día de trabajo con un calor grande que hacía ayer por allí.
La inversión grande pública que se hará, precisamente, no coincide con lo que se está haciendo en los países que están remontando la crisis, donde por el contrario lo que está primando es la contención en el gasto público. Por otra parte la obra pública que se está haciendo, en la mayoría de las localidades que visito, que por mi trabajo son muchas, no es una obra rentable o que tenga previsiblemente un aporte de calidad a lo que ya tenemos: mucho carril bici, mucho arreglo de aceras, mucha construcción de rotondas, etc. También es de considerar que este tipo de obra se presta mucho al fraude, con el uso de materiales de baja calidad, mano de obra sin especialización ni cualificación y posibilidad de sumergir económicamente parte de los ingresos.
En Luís Montoto, Avenida de Andalucía, Avenida Cruz Campo y Greco hay una obra que, además de molestias para los vecinos, debe estar siendo rentable para nuestros políticos pues parece que están haciendo una obra faraónica y simplemente lo que se está haciendo es: agrandar las aceras en un sitio donde no hay prácticamente trasiego de peatones, quitar muchas plazas de aparcamiento en zonas donde no hay alternativa de aparcamientos públicos y tener copados unos dos Km. de zona vallada en la que no hay más de 20 ó 30 obreros en total.
Creo que sería interesante que nos explicaran en que consiste las empresas “privadas públicas”, ya que últimamente yo no comprendo mucha de la terminología que usan estos señores. Tampoco entiendo, por mucho que quiera justificarlo el Sr. Moekel, el por qué hay empresas privadas como Restaurante La Raza que hacen “donación” de cantidades a fondo perdido a la Fundación de Mercasevilla que, como todos deberíamos saber, tienen una obra social importante y reconocida por toda Sevilla y los sevillanos.
En cuanto a la subida de los impuestos a los más pudientes entiendo, se referirán a lo de siempre, que es un nuevo apretón a los impuestos directos que para nada hacen distinción del usuario y también otra vuelta de rosca a los que dependen de unos ingresos controlados por una nómina. Difícilmente se podrá cobrar más impuestos a un empresariado que está declarando cada día menos ingresos por la situación económica del país.
Yo estoy convencido de la afirmación que ahora hago sobre la mentira en la que estamos cabalgando en España. Si de verdad hubiera la cantidad de familias que dicen con ingreso cero y si de verdad estuvieran parados y sin recursos todos los que días atrás se han acercado a las oficinas del INEM a solicitar la nueva prestación de los cuatrocientos y algo de €, estaríamos de otra forma menos pacífica, con pistolas vamos creo que estaríamos. Seguro que también estarían más desocupados los veladores de los bares. Yo lo pienso por mi que nunca me he creído lo de la clase media y siempre me he identificado como clase trabajadora, que si no cobrase a final de mes no tendría ni para comer al día siguiente al no tener recursos económicos ningunos ni percibir rentas de nada que no sea la del currelo diario.
Ea miarma, que no sé si tengo razón pero relajadito me he quedao.
Hasta otra.

9 comentarios:

Lacava dijo...

A las buenas:

Los albañiles de las "empresas-públicas-privadas-enchufadas-delmangaso-delporaquítequierover" que están por Sevilla dando por... bueno el despifarro, son como los moros de Queipo de Llano, o sea, veinte o treinta y los llevan de un sitio pa otro en la camioneta... ¿tedacuén?

Y "los que más tienen", que serán a los que les subirán los impuestos para todo eso, son ni más ni menos todos los que cobren más de 1.000 "leuros", o sea, to quisqui. Amén del puntaso que le meterán de nuevo al tabaco, alcohol y gasolina.

Pero tranquilo, que todo esto es "la economía sostenible"...

"nopuedo"... "nopuedo"... "nopuedo"...

Lo siento, "mantraolarisa".

Un abrazo, campeón.

María_azahar dijo...

Sabias palabras, amigo.

Un saludo y enhorabuena por el blog.

Er Tato dijo...

Sí que te has quedado relajadito, sí. Por cierto, me acabo de dar cuenta de que no te tengo apuntao en la piarra y acabo de sacar la tiza pa colgarte. A tu blog, claro.

Un abrazo

Er Tato dijo...

Pizarra, quería decir pizarra. ¡Ay, las prisas!

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Home Lacava, con la risa llevo yo no sé el tiempo y lo malo es que cada día me hace más gracia cada mensaje del gobierno.
Gracias Maria_azahar eres muy generosa pues yo creo que son sólo realistas.
Gracias Tato por ponerme en tu pizarra para mi es un honor estar en ella. Además creo que eso quiere decir que me has abierto crédito. Pon una copita pa celebrar el hecho.
Gracias por vuestras visitas, espero seguir contando con ellas.
Un abrazo.

Er Tato dijo...

Tú ya tenías cuenta en la tasca, Rafael, lo que pasa es que se me olvidó apuntarte las copas. ¡Eso que te llevas! A partir de ahora te tengo controlado.

Ahí va esa copita, miarma.

Otro abrazo

mangeles dijo...

Pues estoy de acuerdo. La clase media, es la clase social, que tenga o no tenga trabajo, puede subsistir, porque tiene unas rentas. Los que dependemos de un sueldo, sea elevadísimo como el de los pilotos, o bajísimo como el mío, los mil euristas, dependemos de un salario, y de un puesto de trabajo para poder sobrevivir.

Tú lo has dicho, miarma. Un beso

Bernardo Romero dijo...

Dos cosas Rafael, en primer lugar lo que tu madre hacía con el orégano creo que no era sustituir el culantro que en Sevilla no encontraba (creo entender que es eso lo que me dices en tu post), sino que el orégano se ha utilizado y mucho en la cocina popular andevaleña. En las ensaladas por supuesto, y así lo atestiguan algunos recetarios antiguos que he tenido la suerte de consultar y manejar.
Por otro lado, tienes razón en lo que expones, pero para simplificar y llegar al fondo de la cuestión, te comento dos cosas que me huele que no hace falta recordártelas porque vas por el mismo camino que yo. La una es que subiendo impuestos simplemente bajará la creación de empleo. Eso es de cajón, como que los impuestos no subirán para los más ricos, que por otro lado son ellos y sus nuevos amigos, los que con tanto arte y salero pasaron del ladrillo a las energéticas cuando fueron felizmente avisados de la que se venía encima (je, je), sino que los impuestos subirán para las clases medias, para las nóminas y para los pringaos que sí pagamos impuestos. Por otro lado y esto es lo segundo, los ocho mil millones de euros (ahí es nada) que se están gastando en arreglar aceras por toda España (Le he dado dos vueltecitas completas a la península en julio y luego en agosto) no producirán absolutamente nada. Pan para hoy y más hambre para mañana, como es fácil colegir. Mejor habrían hecho en invertir en obra pública que mejorara las infraestructuras españolas, lo cual redundaría en unas mejores condiciones para el desarrollo económico y, por lo tanto, en creación de empleo. Energías limpias y renovables, que sustituyan a tanto barril de petróleo procedente de los países que ya sabemos y que sabemos también por qué se les rinde pleitesía desde que Zapatiesto llegó al poder y cómo llegó. Carreteras que comuniquen y ayuden a transportar productos y riquezas, riquezas para todos, coño, no sólo para quienes han disfrutado de un reparto desigual de las inversiones del estado (español, claro está) en los últimos tres siglos y que les han permitido estar en la situación en que están ahora (Cataluña con la historia de la expansión comercial por el Mediterráneo, y País Vasco con la historia de la expansión comercial por el Atlántico norte) y a los demás, a lo que hemos puesto el lomo para conseguir que esas regiones estén como están, que nos den mismamente por la baticola. En fin, don Rafael, que mejor me callo, porque me lío a teclear y no paro. Un abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Que te quiero Bernardo, si es que eres sabio además de buen cocinero.
Que suerte tienen "tus niños" de tener un Profesor como tú, ojala a mi me hubieses tocado pues otro gallo me cantaría.
En mi última entrada publicada hace un rato te nombro en colación a unas papas con choco que nos hincamos el sábado pasado junto a la piscina de mi amigo Ignacio y su mujer Conchita.
Un abrazo, amigo.