Seguidores

23 mar. 2009

¡ASÍ LO VEO; ASÍ LO SIENTO; ASÍ LO CREO!

Estamos en estos días los cofrades muy inquietos por la ampliación de la Ley del aborto que propone nuestra querida Ministra de Igualdad y probablemente futura Presidenta de nuestra región Autónoma. No nos debemos privar los andaluces de las glorias que damos al mundo y la señorita Aido, es uno de los mejores ejemplos de los últimos años.

El tratamiento que le estamos dando al asunto es como si lo del aborto fuese nuevo cuando en realidad esta ley tiene, creo, unos veinte años de vida. Volvemos con la falsedad tan característica que solemos utilizar los cofrades y los Católicos en general. Siempre tenemos que esperar a que salgan nuestros adalides ondeando banderas para salir todos como los borregos detrás. Nunca obramos de motu propio.

Igualmente habría que decirle a nuestros dirigentes religiosos que tan buenas migas hacen con los políticos cuando les interesa. Cuando los políticos han colaborado en la recuperación y restauración de iglesias, patrimonios, ajuares, etc. jamás han dicho nada de la ley de aborto existente, tampoco se acordaron cuando le cedieron el Palacio de San Telmo y otros muchos ejemplos que podríamos poner. Nuestro Cardenal Amigo Vallejo y nuestro Presidente de la Junta Sr. Chaves, ambos dos, han presumido siempre del diálogo y buen entendimiento e incluso amistad que disfrutan entre ellos y las Instituciones que representan.

Para mi nada ha cambiado en este tema desde que se publicó y sancionó en las Cortes Generales la actual Ley en vigor del aborto. Digan lo que digan que es, para mi no deja de ser un asesinato siempre que éste no sea producido por verdaderas razones médicas de supervivencia de la madre o de grave deformación o enfermedad incurable del nuevo ser.

También los católicos nos deberíamos preocupar de las declaraciones que hacen nuestros dirigentes religiosos, con nuestro Santo Padre a la cabeza, sobre el uso del condón y su utilidad para prevenir enfermedades de transmisión sexual principalmente en países tercermundista y la cantidad de muertes que provoca su no uso, quizá muchas más que los abortos que se practican en todo el mundo, en aras de una religiosidad mal entendida. Igualmente del tratamiento ético de las células con destino a la resolución de enfermedades de tipo genético; enfermedades que siguen costando tantas vidas o más que los abortos provocados como puede ser el cáncer en cualquiera de sus muchas variedades y enfermedades degenerativas como el alzheimer y otras por el estilo.

No nos escondamos en el grupo como siempre. Ejerzamos nuestra fuerza cuando de verdad podemos que es en los momentos de elegir las papeletas de voto. Quitémosle la legitimidad a los políticos que instauran leyes de esta índole y seamos verdaderos cristianos católicos en todas las ocasiones de nuestra vida. Dejémonos de doble moral, vivamos coherentes con nuestra fe en todos los aspectos de nuestra vida no seamos muy católicos para luchar contra el aborto pero seamos permisivos con los evasores de impuestos, con los maltratadores, con los que acaparan puestos de trabajo sin declarar, con los que promueven y usan la prostitución, con los que se aprovechan de la inmigración, con los que malversan los capitales públicos, con los que producen economía sumergida, con los que trafican drogas, etc., etc., etc.

Exijamos a nuestros políticos que deroguen las leyes que vayan contra nuestros sentimientos religiosos pero también exijamos a nuestros dirigentes religiosos que vivan la realidad del momento que nos ha tocado vivir y que con tanta facilidad se saltan a la torera. No se trata de que vuelvan a pedir perdón nuestros hijos, dentro de diez o doce siglos, por nuestros errores de este momento.

Dios nos ha creado para ser dichosos y ha puesto a nuestra disposición toda la creación para que la apliquemos en nuestro beneficio y el de toda la humanidad, después es nuestra responsabilidad hacer un uso adecuado de este conocimiento y entendimiento, no le fallemos.

Ahí queó, miarma.

1 comentario:

Edward dijo...

Biene bien un poco de coherencia. No conviene ser ventajista, hay que tener siempre todos los puntos de vista posibles en cuenta.

Poco mas tengo que decir tras este comentario

Enhorabuena y como bien dices: ahí queó!!